Imagen del amplio operativo que se realizó en El Puerto para detener a este clan. - FOTO: A. Vázquez. VÍDEO: M. Almagro
SUCESOS

La red de narcos que cayó en El Puerto vendía hasta seis kilos de 'coca' a la semana

El clan, que mantenía activos al menos seis puntos de venta de droga en la localidad, tenía como proveedores a un importante grupo de Estepona, que también han sido detenidos

En la bautizada como 'operación Málaga' han sido arrestadas 25 personas y se han incautado casi cuatro kilos de cocaína, 140.000 euros en efectivo, dos armas de fuego municionadas y 55 vehículos

Actualizado:

Los Santiago, el clan familiar al que se le acusa de dominar la venta de cocaína a pequeña y mediana escala en El Puerto y cuyos principales cabecillas fueron detenidos hace unas semanas en un importante operativo como ya contó este periódico, podían llegar a vender hasta seis kilos de esta droga a la semana.

Así se desprende de la investigación comandada por el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría portuense de la Policía Nacional y que no solo ha logrado desarticular a este grupo de presuntos traficantes, sino que también ha provocado la detención de hasta 25 personas, algunas de ellas pertenecientes a otra importante banda asentada en Estepona (Málaga) que les servían de proveedores. En las pesquisas realizadas, los agentes descubrieron que se desplazaban semanalmente hasta El Puerto para llevar el 'encargo' de cinco kilos de coca.

En la operación, bautizada como 'Málaga', se han arrestado finalmente a 25 personas, seis de ellos ya en prisión, y se han incautado casi cuatro kilos de cocaína, 140.000 euros en efectivo, dos armas de fuego municionadas y 55 vehículos.

La investigación partió después de que se recabara información sobre la existencia de un clan familiar dedicando a la venta de sustancias estupefacientes en diferentes puntos de El Puerto. Durante los siete meses de pesquisas se descubrió que los miembros del clan controlaban un total de seis puntos de venta de cocaína y heroína, suministrando además a otros traficantes de la localidad, vendiendo una media de seis kilos de cocaína a la semana. Según la Policía, los investigados llevaban la venta de drogas «como un negocio familiar y generacional que pasa de padres a hijos de forma que conformaban un grupo organizado criminal dedicado a esta actividad ilegal».

Una infraestructura organizada en El Puerto

Durante el tiempo que duró la investigación y en las vigilancias que se fueron efectuando para poder ir atando cabos y buscando las pruebas pertinentes, los agentes observaron como no solo los cabecillas de la banda eran los que manejaban el negocio, sino que además habían tejido una buena infraestructura a su alrededor -con familiares o conocidos- para poder vender con seguridad y extendiendo sus tentáculos en varias barriadas de El Puerto.

Entre otras cosas, los investigados usaban viviendas como guarderías de la droga - auténticos búnkeres- que posteriormente iba a ser vendida al por menor. Los integrantes del clan encargados de distribuir la sustancia estupefaciente acudían con asiduidad, permaneciendo en su interior cortos espacios de tiempo para, a continuación, desplazarse hasta los mencionados puntos de venta y llevar la sustancia estupefaciente acordada para su venta.

Además, según los investigadores, tenían también un 'horario comercial' en la venta. Es decir, iba alternando los días en los que abrían un punto u otro para así poder 'colocar' más cantidad tanto a compradores particulares como también a camellos de la zona. Y por supuesto no les faltaban una serie de 'aguadores' que alertaban inmediatamente de la presencia policial.

La segunda fase de la investigación se centró en averiguar quiénes eran los proveedores del clan, averiguando que su principal proveedor, era otro grupo criminal afincado es Estepona (Málaga) cuyos integrantes se desplazaban semanalmente hasta El Puerto Santa María para llevar cinco kilos de cocaína.

Los 'socios' de Estepona y el concesionario

Además del clan portuense, en la 'operación Málaga' han caído los que supuestamente eran sus proveedores. Tras varios meses de vigilancias y seguimientos se descubrió la identidad de los cabecillas, como del resto de integrantes de este grupo criminal, el cual estaba integrado principalmente por diez personas. Según la investigación, vendían a media escala una cantidad de cocaína de aproximadamente 20 kilos semanales, lo cual le reportaba cantidades ingentes de dinero, que blanqueaban principalmente a través de un concesionario de coches del cual eran propietarios de facto, ya que tenían a testaferros interpuestos para no llamar la atención de las autoridades, poseyendo además múltiples propiedades en los municipios de Estepona y Marbella.

Los investigados llevaban un altísimo nivel de vida, con constantes viajes y estancias en hoteles de gran lujo, poseyendo vehículos de alta gama, alguno de ellos valorados en más de 100.000 euros.

El momento en el ambas bandas, la portuense y la malagueña, fueron conectadas fue cuando la Policía les interceptó un envío de 1.073 gramos de cocaína cuyo destinatarios eran los miembros del clan de El Puerto. Así pues, en base a las pruebas recabadas el Juzgado de Instrucción número 1 de la localidad autorizó la entrada y registro de los domicilios utilizados como puntos de venta por estos grupos criminales y de las viviendas de los cabecillas de estos grupos organizados.

El operativo que se desplegó por varias zonas de El Puerto, desde el casco histórico hasta las inmediaciones de la Plaza de Toros, Ronda del Ferrocarril y llegando hasta la urbanización El Águila, con hasta una quincena de registros, contó con la participación de más de un centenar de agentes de la Brigada Judicial, radiopatrullas, UPR de Cádiz, El Puerto y Jerez y GOES, desplazados desde Sevilla. En el punto más conflictivo, la conocida Revolera y también 18 de julio, se efectuaron media docena de registros en viviendas y negocios incluso colindantes.

La operación ha finalizado con la detención de 25 personas, de las cuales seis han ingresado en prisión. En los 20 registros domiciliados practicados se han incautado 3.220 gramos de cocaína, 30 gramos de heroína, 2.847 gramos de marihuana, 190 plantas de cannabis sativa y 166,8 grs de hachís incautados. Además de las sustancias estupefacientes se han intervenido dos armas de fuego municionado, 138.504 euros y dos máquinas de contar dinero. Así mismo se han decomisado 49 vehículos y seis motocicletas.

MÁS INFORMACIÓN: Los pisos 'búnker' de El Puerto para esconder y guardar la droga