Imágenes del impresionante dispositivo policial. - A. VÁZQUEZ / . ALMAGRO
REPORTAJE

Cocaína, armas, dinero: el operativo de la Policía que ha desarticulado una red de traficantes en El Puerto

La Policía Nacional detiene en El Puerto a trece supuestos miembros de una organización dedicada a la distribución y venta de esta droga a gran escala

Decenas de agentes realizan hasta quince registros a la vez en varios puntos de la localidad

Actualizado:

«¿Has visto la puerta?, ¡qué barbaridad!». Decenas de agentes se mueven de uno a otro lado por las calles que lindan la Revolera. Aquí, en estos bloques cercanos a la Plaza de Toros de El Puerto, uno de esos puntos negros de la droga, se concentra el grueso de un importante operativo de la Policía Nacional que desde bien temprano está desplegado por varias zonas de la localidad. El fin es desmantelar una organización asentada en la ciudad dedicada a la venta y distribución de cocaína a gran escala. Nada de hachís o 'maría', aquí se habla de polvo blanco.

La acción no tiene respiro. No se puede ni se debe parar. Desde primera hora de la mañana se han puesto en marcha nada menos que quince entradas y registros a domicilios y locales que, además, se harán a la vez, de forma simultánea para que no haya escapatoria posible por si alguien lo intenta. El 18 de julio, como se le llama también a este barrio, acapara gran parte de los objetivos. En algunos de estos pisos se puede guardar o se ha guardado aquello que se pretende esconder. Sin embargo, tras meses de una laboriosa investigación, el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de El Puerto, ha logrado poner en pie las pruebas necesarias para que el juez autorice los registros y las detenciones de los supuestos implicados. Ha llegado el día y nada puede fallar.

Solo basta fijarse en algunos detalles para ver el calado que tiene esta operación. Hasta El Puerto se han trasladado agentes del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) que actúan en apoyo de varios equipos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de El Puerto, Jerez y Cádiz. Los rotundos y secos golpes de los arietes y las mazas contra puertas y ventanas suenan una y otra vez. Retumban. Impresionan. En un espacio de apenas unos cuantos metros cuadrados se están produciendo varias entradas. En fincas colindantes, en pisos vecinos. Mientras que los GOES usan una escalera para acceder por un balcón y romper a mazazos el cristal, justo al lado están entrando en otra vivienda y enfrente, otra fila de policías se dirige firme ariete en mano hacia otro de los objetivos . Pasan unos minutos y la zona ya va quedando asegurada. Esa calma extraña que queda tras esos minutos de auténtica adrenalina.

Frente a un local de alimentación y una peluquería está sentado y custodiado uno de los arrestados. Engrilletado. Al parecer es uno de los miembros del clan familiar de El Puerto que está involucrado y que supuestamente se dedica a negociar con la cocaína y distribuirla a terceros. Según la investigación, se trata de una organización que está jerarquizada donde cada uno cumple una función. El supuesto cabecilla también caerá. Será detenido en otro punto de la ciudad. El Juncal.

Pisos convertidos en búnkeres

Y en medio de toda esta vorágine hay otro detalle que no pasa en absoluto desapercibido. La seguridad que emplean los que intentan conservar o esconder algo. Algunas de las viviendas que están siendo registradas parecen auténticos búnkeres. Las puertas que parecían normales, de madera, de pisos humildes, no lo son tanto. Por dentro están revestidas con armazones y tienen anclajes a la pared. Y en algunas de ellas hay otra segunda puerta. De hierro. Con una sola ventanita por donde pueden quizá pasar droga a su clientela. Lo mismo las ventanas. Unos barrotes gruesos las atraviesan por el interior. Como celdas. La imagen retrotrae a años atrás cuando en la barriada de José Antonio se decía que era «más fácil entrar tirando los tabiques que las puertas». El objetivo es claro. Intentar retrasar lo máximo posible el registro de la Policía para que dé tiempo a tirar lo que sea si lo hay.

Sin embargo, aunque lo hayan intentado, eso no supone ningún obstáculo para que los agentes cumplan con su misión. Finalmente se realizan en el 18 de julio media docena de registros. En uno de ellos, encima de una peluquería, encuentran incluso una plantación de marihuana. El resto se harán en otros puntos de El Puerto. En el casco histórico –Ribera del Río y calle Santo Domingo, de donde se llevan a otros detenidos, en el Juncal, en Ronda de Ferrocarril, y hasta en la urbanización El Ancla. En total, trece detenidos en El Puerto.

Según ha informado la Policía Nacional, esta operación es la culminación de una investigación que hasta la fecha se ha saldado con la detención de más de una veintena de personas, la incautación de una cantidad considerable de cocaína, así como la intervención de más de 25 vehículos, joyas, armas, dinero en efectivo y otros efectos relacionados con los hechos investigados.

Además, según ha podido saber este periódico, los investigadores han podido relacionar a este supuesto grupo de traficantes con otros asentados en la Costa del Sol. Todos ellos dedicados a la venta y distribución de cocaína a gran escala. La operación continúa abierta.