Sociedad

Una policía estadounidense detiene a un familiar que la violó cuando era pequeña

La joven fue víctima de los abusos familiares de su pariente durante aproximadamente cuatro años

Erlis Joseph Chaisson, el violador que abusó de la policía cuando esta tenía ocho años
Erlis Joseph Chaisson, el violador que abusó de la policía cuando esta tenía ocho años - Policía de Texas
ABC.ES - @abc_es - Actualizado: Guardado en:

Doe –nombre falso que en EE.UU. se utiliza para designar a aquellas personas que no quieren dar a conocer su identidad– tenía tan solo ocho años cuando uno de sus parientes, Erlis Joseph Chaisson, comenzó a abusar sexualmente de ella. Una pesadilla que se prolongó durante poco menos de un lustro. Cuando alcanzó la mayoría de edad, la joven, que decidió hacerse policía con el objetivo de encarcelar a su agresor, vio cumplida su venganza.

Chaisson, que tiene ahora 47 años, entraba en la habitación de la chica por la noche, cuando esta ya estaba acostada, y se metía en su cama. Según ha asegurado la agente a medios estadounidenses, el procesado comenzaba entonces a frotar los genitales por sus piernas y su espalda. En ocasiones, llegó incluso a forzarla para que le practicara sexo oral.

Una vez convertida en policía, Doe se propuso encerrarlo entre rejas para siempre. Para ello, necesitaba que el propio Chaisson confesara su crimen, por lo que decidió citarse con él en un parque público de Granbury (Texas) y grabar la conversación. Lejos de mostrar cualquier signo de arrepentimiento, el violador se defendió de las acusaciones alegando que la chica no era capaz de entenderle al carecer de órganos sexuales masculinos. «Te conservé virgen, ¿no es así? Siempre me detuve antes de ir demasiado lejos», le llegó a espetar, siempre según el alegato de la joven.

Las más de dos horas de grabación sirvieron para enviar a Chaisson a la prisión, de donde ya había salido en 1994 después de haber sido encarcelado por violar a otro menor de edad.

El recuerdo de los abusos que sufrió cuando era pequeña obligaron a Doe a acudir al psicólogo. Convertirse en agente de policía también la ha ayudado a superar este duro trance. «Siempre quise ser detective –señaló al Daily Beast–. Sentí que era mi responsabilidad meter a ese depredador en la cárcel».

Chaisson ha sido condenado a cadena perpetua después de ser declarado culpable de un delito de asalto sexual agravado por tratarse de un menor y de dos cargos indecencia contra un menor por contacto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios