Sociedad

Las grapas que pegan las orejas de soplillo sin cirugía

Cinco de cada diez niños reconoce haber padecido bromas relacionadas con el tamaño de sus orejas

Una paciente, con los pabellones auriculares pegados, tras la utilización de grapas
Una paciente, con los pabellones auriculares pegados, tras la utilización de grapas - Allergan
TERESA DE LA CIERVA Madrid - Actualizado: Guardado en:

¿Quién no ha sufrido burlas de pequeño por tener las orejas de soplillo? ¿y cuantas niñas, y no tan niñas, no se han hecho nunca un recogido por no enseñarlas? Esta denominación hace referencia a las orejas cuya parte posterior está muy separada de la cabeza. Según un estudio de Allergan, cinco de cada diez niños reconoce haber padecido bromas relacionadas con el tamaño de sus orejas.

La mayoría confiesa que esas burlas le han hecho daño y admiten que se sentirían más felices y con mayor autoestima si no tuviera las orejas así. Y tres de cada diez mujeres entrevistadas considera que tener orejas de soplillo es peor que tener michelines, porque son más difíciles de solucionar y provocan más burlas.

Con estos datos estamos seguros de que el 5% de los españoles que tiene orejas de soplillo celebrará la noticia de este tratamiento que llega como alternativa a la otoplastia, una dolorosa intervención de cirugía estética, que necesita anestesia general y requiere vendajes en la cabeza.

EarFold ha sido desarrollado por Norbert Kang, el cirujano plástico del hospital de Londres Royal Free, y consiste en colocar unos implantes bajo la piel (parecidos a pequeñas grapas) a través de una pequeña incisión. «El implante aprieta el cartílago de la oreja moldeándolo hasta adoptar la forma decidida, reduciendo la prominencia de los pabellones auriculares», cuenta el doctor Ángel Juárez, cirujano plástico y reparador del hospital de La Zarzuela, en Madrid.

Solo se necesitan dos puntos

«La incisión se cierra con uno o dos puntos absorbibles. El paciente puede sentir molestias o hinchazón, pero remiten en unas horas». ¿Puede provocar algún rechazo? «Los implantes están realizados con una aleación metálica de nitinol (titanio y níquel) totalmente biocompatible, y bañados en oro de 24 quilates para reducir su visibilidad debajo de la piel», explica. Han sido objeto de múltiples pruebas de laboratorio y testados con pacientes reales durante varios años en otros países.

El doctor Ángel Martín, director médico de la Clínica Menorca, indica que es una intervención de quince minutos de duración, realizada con anestesia local, que no requiere ningún vendaje. El paciente observa los resultados de manera inmediata y se puede incoporar a su vida normal ese mismo día. «Como ventaja añadida, si alguien quiere visualizar cual será el resultado, contamos con un simulador conocido como preFold, que coloca implantes idénticos, pero sin las púas triangulares que los fijan al cartílago».

Para mayores de siete años

Estos especialistas advierten de que la nueva técnica no está indicada en todos los casos de orejas prominentes. «Los mejores candidatos son las personas que tienen despegadas la parte superior del pabellón auricular. Se puede realizar tanto en adultos como en niños mayores de siete años, pues a partir de esa edad es cuando mayores complejos tienen y las orejas ya están totalmente desarrolladas», explican.

¿Es lícito o sensato hacer pasar a un niño tan pequeño por este proceso porque padece las burlas de sus compañeros? Las estimaciones de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre) son que en torno al 50% de las intervenciones de cirugía estética realizadas a menores son otoplastias, destinadas a corregir las «orejas en asa», por el sufrimiento psicológico que padecen.

Valorar la madurez psicológica

Según la Secpre, el cirujano debe valorar la madurez psicológica del menor, y con independencia del consentimiento de sus padres o tutores, tener en cuenta la opinión del menor para determinar, en lo posible, si la decisión de operarse es realmente suya y fue el primero en plantearla -por ejemplo, por un complejo asociado a comentarios en el colegio- o es de sus padres, sin que el pequeño muestre mayor interés.

Y recomienda a los padres o representantes legales, acudir a un cirujano plástico, estético y reparador, los únicos que, de momento, puede implantar los EarFold.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios