Sociedad

Verdura o postre azucarado: la decisión que Sojasun ofrece a los niños en un polémico anuncio

Un spot de la marca de yogures industriales muestra un comedor infantil con verduras poco apetecibles y el consiguiente descontento de los menores, que se alegran al recibir yogures de soja. El resultado es una tremenda polvareda entre los nutricionistas

Una captura del spot «La Prueba» - YOUTUBE

Las federaciones y asociaciones de defensa de la nutrición saludable han salido en tromba para repudiar el último spot de los postres de Sojasun. A la marca no se le ha ocurrido mejor «claim» publicitario que pedir la sustitución de verduras por sus postres industriales en la dieta de los más jóvenes de la casa. Y en un país en el que el índice de sobrepeso es el doble que hace 30 años y ya afecta al 43% de los niños en edad escolar, el vídeo «La Prueba», que promueve el rechazo infantil a la verdura ha caído como una bomba en el seno de estas asociaciones.

En el vídeo, se presenta un comedor escolar objeto de un experimento comercial. A los 32 niños de menos de 10 años de edad se les oferta una elección, que «a priori» se antoja fácil: que escojan entre los vasos de colores con postres azucarados y vegetales sobrecocidos. Las reacciones casi eran de esperar.

También la organización de consumidores y usuarios (OCU) ha pedido la retirada oficial del anuncio: «Poner límites a los anuncios alimentarios contraproducentes también es una solución para frenar este problema». Al mismo tiempo, la OCU ha recordado que en el año 2014 pusieron de manifiesto que los niños «ven más de 4.200 anuncios de alimentos ricos en grasa, azúcar o sal cada año».

La asociación «5 al día» y la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) también han despotricado «de forma enérgica» contra el anuncio publicitario de los postres de Sojasun. «No se puede entender cómo una empresa puede manifestar tan poca sensibilidad con la alimentación de los niños», explican en un comunicado. Las tres entidades citadas tachan el spot de totalmente «irresponsable, contraproducente», sobre todo, si lo que está en el aire es «la promoción de hábitos saludables en una población tan vulnerable como la infantil».

Para más inri, las asociaciones reaccionan pidiendo que no consuman los productos de la marca, por su contenido elevado de azúcares, algunos con hasta el 20%. En el mismo comunicado, se advierte que esta característica hace de los alimentos un producto poco recomendable en la dieta adecuada y diaria de los niños.

Las reacciones de nutricionistas y médicos no tardaron, pero la indignación ha crecido en las redes sociales, donde no falta quien pide su nominación al peor anuncio del año, obra de la agencia de publicidad Shackleton. También hay una campaña de recogida de firmas para exigir su retirada en la plataforma ciudadana change.org.

El anuncio no hace amigos, ni en el escenario donde fue grabado. El Colegio Brains, bilingüe de Madrid, donde se filmó el spot de Sojasun, se ha desmarcado de la polvareda levantada: «Queremos informar de que el anuncio de Sojasun grabado en el comedor de uno de nuestros coles no representa la alimentación de los alumnos» del centro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios