Actualidad

Una cena de compensación, tras «ganar» 43 millones de dólares en una tragaperras

Katrina Bookman llegó a subir una foto a su Facebook anunciando el que era el mayor premio de estas máquinas en la historia de Estados Unidos

El «selfie» que Katrina Bookman colgó en su Facebook
El «selfie» que Katrina Bookman colgó en su Facebook - FACEBOOK
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Imagínese que va a un casino, echa una moneda a una tragaperras y la máquina le indica que ha ganado 42.949.672 dólares. Más de 38 millones de euros en apenas unos segundos, el mayor premio de la historia de las tragaperras en Estados Unidos. Toda tu vida solucionada y, posiblemente, la de sus hijos y sobrinos. Y para demostrarlo se hace un «selfie» con la cantidad obtenida al fondo y lo sube a su perfil de Facebook para compartir su alegría con el resto. Imagínese...

Esto es exactamente lo que le ocurrió a Katrina Bookman a finales de agosto en el Resorts World Casino de Nueva York, en el barrio de Queens. Una historia parecida a la que cuenta la película «Te puede pasar a ti» (1994), en la que Nicolas Cage interpreta a Charlie Lang, un buen policía que está casado con Muriel, una mujer muy ambiciosa que sueña con tener mucho dinero y abandonar precisamente es humilde barrio neoyoquino, y al que un buen día le toca el sorteo de la loto.

«Ni siquiera puedo describir la sensación, es como si todo mi cuerpo se hubiera entumecido», explicaba Bookman a WABC después de haber experimentado el golpe de suerte de su vida. Un final feliz perfecto, sino hubiera sido porque, al día siguiente, el Resorts World Casino le comunicó a Bookman que todo había sido producto de un error.

«Entonces, ¿cuánto he ganado?», preguntó Bookman para averiguar la cantidad exacta de su bote, a lo que un empleado le contestó: «No has ganado nada».

6.500 dólares

La Comisión de Juego del Estado de Nueva York le informó de que la tragaperras había funcionado mal y que dicho fallo no era responsabilidad del casino. «Las anomalías anulan todo los juegos y pagos», explicó la CNN.

El abogado de Bookman, Alan Ripka, exige ahora que el casino le pague a su clienta, como mínimo, la cantidad máxima permitida por esta máquina de la marca Sphinx: 6.500 dólares. «Ellos ganan y ahora la casa no quiere pagar, para mí eso es injusto», dijo.

Como si de una broma mala se tratara, esta madre soltera de cuatro hijos recibió como compensación una invitación a una cena. «Nos gustaría extender nuestras disculpas a la Sra. Bookman por cualquier inconveniente que esto puede haber ocasionado», declaró simplemente el portavoz del casino.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios