LORA DEL RÍO

Padres en Lora con una madre de alquiler de Ucrania

Tras dos abortos traumáticos, José Manuel Pastor y María Dolores Bermúdez optaron por la gestación subrogada, un negocio muy lucrativo y creciente en Ucrania

José Manuel Pastor y María Dolores Bermúdez con su pequeño delante de la Virgen de Setefilla
José Manuel Pastor y María Dolores Bermúdez con su pequeño delante de la Virgen de Setefilla - L.R.I.
LAURA R. IÑIGO Lora Del Río - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Muchas veces la vida es caprichosa y trunca los deseos más anhelados. Así se sintieron María Dolores Bermúdez y José Manuel Pastor, esta pareja residente en Lora del Río con un gran sueño: ser padres. En 2010 María Dolores se queda embarazada, por primera vez, de una niña.

Todo el proceso fue muy bien hasta que a los ocho meses sintió un dolor muy fuerte desde los riñones a la barriga, algo que la asustó y que resultó ser un desprendimiento de placenta, lo que generó una hemorragia interna que ahogó a su bebé.

Tuvieron que practicarle una cesárea urgente y la niña nació muerta. También se temió por la vida de la madre. Tras recuperarse, le practicaron diferentes pruebas y determinaron que era algo que no tenía por qué volverle a suceder, que podía intentarlo de nuevo sin miedo.

Fue en 2012 cuando volvieron a intentarlo y esta vez era un niño, A los seis meses la historia se repite, aunque en este caso la hemorragia es externa. El niño consigue nacer pero acaba falleciendo. En esta ocasión, María Dolores sufrió la hemorragia en el útero.

Primero, una adopción

Es llegado a este punto cuando comienzan a explorar otras vías y se plantean una adopción a través de la Junta de Andalucía. Llevan cuatro años esperando sin que nadie les llame cuando su ginecóloga les habla de la gestación subrogada, lo que comúnmente se conoce como vientre de alquiler. Consistiría en transferir al útero de esa «madre de alquiler» un embrión previamente engendrado mediante fecundación in vitro por una pareja.

En diciembre de 2014 se ponen en contacto con Global Law Spain, un bufete de abogados de Barcelona para que les asesore y gestione el proceso ya que son especialistas en la materia. Son ellos los que les recomiendan que lo hagan en Kiev (Ucrania) y comienzan los trámites: les exigen el certificado matrimonial y un informe médico que corrobore que no pueden tener hijos.

En primer lugar ella inicia los tratamientos de ovulación mientras se selecciona a la que será la «madre de alquiler»: debe ser una persona que ya haya sido madre: en este caso tenía 29 años y dos hijos. En Ucrania no son pocas mujeres que se prestan a ser «madres de alquiler». Allí es todo un negocio y muchas agencias se dedican a esto buscando a las mujeres, que no son pobres pero buscan ingresos extra, cuenta la pareja a ABC Provincia.

Un proceso caro

José Manuel y María Dolores tuvieron una primera entrevista con ella en la que firmó ante notario que renunciaba a cualquier derecho legal sobre el niño y admitía ser una madre subrogada. El proceso es bastante caro y no todo el mundo puede permitírselo, pero José Manuel asegura que una pareja de clase media se lo podría permitir con algunos sacrificios.

Ellos también tuvieron sus dudas, ya que saben que es un tema muy controvertido en el que se producen estafas, pero afirman haber acertado con sus abogados, que le gestionaron todo el proceso, los viajes y las estancias en Kiev. Todos los meses recibían las revisiones a través de correo electrónico y estaban en contacto permanente con todo el proceso.

José Manuel, que así se llama su hijo, nació el pasado 20 de junio y ya está en España, tras 40 días en Kiev con sus padres, pues los trámites, en los que va incluido una prueba de ADN, son lentos. Aún tendrán que pasar nueve meses para que María Dolores sea su madre legal pero por fin esta pareja de Lora del Río ha podido cumplir su sueño.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios