Eduardo Moyano

Dani Rovira y los Goya Eduardo Moyano

Hace nueve meses, pocos días después de presentar la ceremonia de los Goya, Dani Rovira se embarcaba en el rodaje de ‘100 metros’, película que llegó hace una semana a los cine

Eduardo Moyano - Actualizado: Guardado en:

Hace nueve meses, pocos días después de presentar la ceremonia de los Goya, Dani Rovira se embarcaba en el rodaje de ‘100 metros’, película que llegó hace una semana a los cines.

Pues bien, casi coincidiendo con el estreno, el actor malagueño ha confirmado que volverá a hacer de maestro de ceremonias en los Goya, la fiesta más importante del cine español, que se celebrará el próximo 4 de febrero en Madrid.

Dani Rovira es uno de nuestros cómicos más populares, gracias a ‘Ocho Apellidos Vascos’, que fue el fenómeno de taquilla que todos recordamos y las dos presentaciones consecutivas que ha hecho de los Goya han tenido buenas críticas, aunque el año pasado algunas asociaciones o particulares demasiado susceptibles cargaron sus tintas sobre algunos gags o comentarios vertidos por el actor. Tanto que se sintió dolido por criticas, desprecios e insultos y manifestó que no le merecía la pena haber presentado los Goya.

Ha tenido tiempo para pensárselo y estará nuevamente dando la cara e intentando que pasemos un buen rato con una ceremonia que, generalmente, se alarga excesivamente. El año pasado hubo casi cuatro millones de espectadores pendientes de la entrega de premios.

Dani Rovira tiene seguridad e ingenio, lo demuestra en todas las películas que ha protagonizado en estos últimos dos años. ‘100 metros’, no es una excepción. Es una comedia dramática en la que interpreta a un treintañero que, en lo mejor de su vida profesional y familiar, recibe el diagnóstico de que padece esclerosis múltiple.

Basada en la historia real de Ramón Arroyo, Dani Rovira sale airoso de un papel complejo en el que resulta convincente y emotivo. Es, como digo, una comedia dramática muy a la americana, en que por tercera vez Karra Elejalde interpreta a su suegro, y la persona que le ayuda a luchar contra la enfermedad, preparándole para un triatlón que incluye junto a natación y ciclismo, una maratón. Junto a ellos una convincente Alexandra Jiménez, en el papel de la mujer de Dani Rovira, quién también contribuye decisivamente a que su marido se enfrente a la enfermedad.

Un filme sobre la superación y el convencimiento de que no hay que rendirse nunca. Seguramente ese será el planteamiento de Dani Rovira al aceptar presentar nuevamente los Goya. Superará cualquier dificultad y nos hará soñar con «la noche más hermosa».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios