Motor - Reportajes

Los vehículos híbridos encabezan el cambio de tendencia de la movilidad

Las matriculaciones de vehículos con motor eléctrico se disparan, aunque los eléctricos puros generan dudas

Los vehículos híbridos encabezan el cambio de tendencia de la movilidad

España comienza enchufarse a la movilidad alternativa. En los siete primeros meses de 2017 se matricularon 35.708 híbridos y eléctricos, un 82,7% más que en el mismo período del año anterior. Un alza notable que contrasta con el incremento del 6,4% del conjunto de las matriculaciones y que, si bien se explica en parte por los bajos niveles de ventas registrados hasta ahora, también indica un interés creciente por parte de los compradores.

La mayor parte de las ventas, 32.072 unidades, correspondieron a vehículos con tecnología híbrida, que crecieron un 90%. Las matriculaciones de eléctricos, por su parte, se incrementaron un 33,3%, hasta las 3.636. Juntos sumaron en julio el 3,9% del total, frente 2,6% registrado de media en 2016.

«Las cifras absolutas son todavía muy pequeñas, pero cada vez hay mayor demanda», explica Adolfo Randulfe, de Anfac, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones. Randulfe cree que la oferta de modelos híbridos y eléctricos, que ha crecido mucho en los últimos años, ya es suficiente para empezar a seducir al mercado, aunque resalta que son los híbridos los que verdaderamente están teniendo buena acogida.

«Un vehículo híbrido no necesita una infraestructura de recarga para poder circular, por lo que da más libertad que un eléctrico», explica Randulfe. Las empresas, que están detrás del 62% de las ventas de vehículos eléctricos en España, también se decantan por este tipo de vehículos, que combinan un motor de combustión con uno o varios eléctricos, y que puede o no enchufarse para su recarga.

«El eléctrico se queda corto»

Según el Observatorio del Vehículo de Empresa de Arval (CVO, por sus siglas en inglés), las firmas españolas con coches eléctricos en su flota han pasado del 10% en 2016 al 6% en 2017. Además, el uso estimado vehículos de propulsión eléctrica entre 2017 y 2020 por parte de las empresas se sitúa en el 16%, frente al 29% que acumulan los híbridos e híbridos enchufables.

Ahora mismo, la energía que está ganando cuota de mercado al diésel es la híbrida entre electrica y gasolina», explica Manuel Orejas, director del CVO. «La lectura es que ahora mismo para el tipo de uso que la empresa da a los vehículos solo la tecnología eléctrica se les está quedando corta. Presenta grandes beneficios en una conducción urbana, pero en una conducción interurbana empiezan a aflorar sus problemas de autonomía e infraestructuras», asegura.

Otras dos alternativas amparadas por el paraguas de la etiqueta «ECO» de la DGT que están registrando una revitalización en los últimos años son el GLP y el GNC, ambos gases derivados del petróleo cuya utilización para su uso en automoción se liberalizó en 2007. Pese a que gozan de gran éxito en algunos países de nuestro entorno, como Italia, su uso es muy minoritario en España. «En la mentalidad de la gente se ha asociado la protección medioambiental solo con los vehículos eléctricos. Creo que hay un gran desconocimiento de estas dos tecnologías», asegura Orejas. En España circulan unos 50.000 vehículos propulsados por autogas, y fabricantes como Fiat o Seat ofrecen gran parte de su gama adaptada de fábrica a estos combustibles, que permiten un ahorro de hasta el 40%.

Según el CVO, el diésel sigue siendo la opción más demandada para la movilidad corporativa, aunque el 32% de las empresas con mayor flota y el 21% de las pymes se plantean dejar de utilizarlo. Mientras tanto, el 37% de las grandes compañías españolas ya tienen en sus flotas este tipo de vehículos, frente al 23% de 2016.

En contra de los coches diésel y gasolina juegan las crecientes restricciones medioambientales. La regulación de su uso en días de abundante polución fue solo el prolegómeno: reciéntemente, los gobiernos de Francia y Reino Unido han anunciado su intención de que estos vehículos no se comercialicen a partir de 2040, un objetivo en el que también trabajan Holanda y Noruega y al que se han sumado algunos fabricantes, como Volvo, que el mes pasado avanzó que apartir de 2019 todos sus modelos incorporarán un motor eléctrico.

Para Orejas, el futuro es eléctrico, pero el presente es híbrido. «Todo lo que mejore la tecnología eléctrica mejorará la híbrida. Mientras tanto, lo importante será qué porcentaje del tiempo uses el motor eléctrico y cuánto el motor de combustión. Cuando usemos el eléctrico el 80% del tiempo, quizás sea el momento de comprarnos uno».

Toda la actualidad en portada

comentarios