Internacional

«El domingo no ganó la guerra, ganó el país»

Según el expresidente Pastrana, «se vendió al mundo un acuerdo que no estaba refrendado»

Partidarios del «no» celebran en las calles de Colombia el resultado del referéndum
Partidarios del «no» celebran en las calles de Colombia el resultado del referéndum - REUTEURS
C. DE CARLOS Bogotá - Actualizado: Guardado en:

El expresidente Andrés Pastrana es uno de los políticos que piensan que «el acuerdo con las FARC era un engaño» para los colombianos. Pastrana tiene interés en «dejar claro a la comunidad internacional» que «ayer (por el domingo) no ganó la guerra, ayer ganó el país». La Administración Pastrana, entre 1998 y 2002, formó parte de la medida docena de gobiernos que intentó, sin éxito, convencer a la guerrilla de las FARC de que tenían que abandonar las armas. Sensibilizado con lo sucedido, critica «el manejo de la Cancillería (Exteriores), que vendió al mundo un acuerdo que no estaba refrendado». Eso dio lugar «al acto de Cartagena de Indias –el pasado lunes– que era eminentemente político, con la presencia de 17 presidentes», que ahora supone deben estar «molestos».

Ese malestar lo hace extensivo en Colombia, pero por otras razones: «Sentimos que hubo una injerencia en asuntos internos del país». Dicho esto, lamenta haber tenido enfrente «a EE.UU., la UE y hasta al Santo Padre» por defender el «no». En ese contexto, se lleva las manos a la cabeza al advertir «cómo es posible que la ONU haya mandado misiones de seguridad con acuerdos que no estaban refrendados».

A su juicio, el mensaje de los colombianos es: «Queremos la paz pero una buena paz, dentro de la Constitución y la ley. Eso es lo que ha dicho», reitera. «Hay que defender la Constitución, las instituciones», y lo que pretendían «cerca de 5.800 guerrilleros era cambiar la Constitución de cincuenta millones de colombianos», agregó.

Con los ánimos calmados, considera que el mundo tiene que tener claro que «el 'no' lo que decía era: busquemos mecanismos para tener un mejor acuerdo, pero no estamos en contra de la paz». En su análisis del día después, considera que «todos los colombianos tenemos que ponernos a trabajar para tener un buen acuerdo que sea duradero». En cuanto al enfrentamiento que ha tenido con el Partido Conservador, al que pertenece, al defender por su cuenta el «no» frente al «sí» por el que apostaba, observa que la cúpula «está denunciada por corrupción y recibir prebendas» para apoyar el «sí»

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios