Estilo - Gente

Las joyas de la baronesa Thyssen llegan al museo

La exposición «Bulgari y Roma», en el Palacio de Villahermosa, muestra el fabuloso joyero de Tita

La baronesa Tissen con Bulgari
La baronesa Tissen con Bulgari - Isabel Permuy

Arte y joyería van de la mano desde hace siglos, en las vitrinas de los museos y, también, en casas y palacios. A Carmen Thyssen la pasión por el coleccionismo le llegó a través de su difunto marido, Heini Thyssen-Bornemisza, quien no sólo atesoró cientos de obras maestras de la pintura, sino que también regaló a su quinta esposa joyas fabulosas. Bulgari fue una de las firmas favoritas del barón y, también, es el hilo conductor de una de las exposiciones más deseadas por Carmen: «Bulgari y Roma», que mañana abrirá sus puertas en el Museo Thyssen-Bornemisza. Anoche, la baronesa celebraba la puesta en escena de algunos de esos tesoros en el Palacio de Villahermosa con una fiesta en la embajada de Italia. Poco antes, recorría la muestra en compañía de Paolo Bulgari, bisnieto del fundador y miembro del consejo asesor de la firma.

La exposición reúne 150 piezas de joyería pertenecientes a la «Colección Heritage» de la casa italiana, que se acompañan de una treintena de pinturas, dibujos y esculturas de grandes artistas –entre otros, Canaletto–, procedentes, en su mayoría, del Museo Palazzo Braschi de Roma.

«Bulgari y Roma» también podría llamarse a la inversa, «Roma en Bulgari», pues permite al visitante recorrer la Ciudad Eterna a través de la contemplación de esas joyas. En este sentido, los diseñadores de la firma italiana han sido capaces de recrear en ellas, con insólita belleza, el Coliseo, el Capitolio, la Plaza de San Pedro, el Panteón, la Plaza del pueblo o algunas de las basílicas y fuentes más emblemáticas de la ciudad. Además, éste también es una suerte de recorrido a través de los más de 130 años de historia de la firma. Desde los adornos artesanales creados por su fundador, Sotirio Bulgari, hasta llegar a las creaciones más innovadoras y actuales, pasando por las piezas de platino y diamantes de las décadas de los 20 y los 30.

Entre las joyas expuestas destacan unos pendientes de oro, esmeraldas y diamantes amarillos, procedentes de la colección privada de la familia Tschan; un collar de platino y diamantes, prestado por el arquitecto italiano Michele Bonan; o un collar con brazalete conjunto, de oro, esmeraldas y diamantes, perteneciente a la colección privada de la baronesa.

Puesta de largo

Horas antes de la puesta de largo oficial de la muestra, la directora del departamento de Legado Histórico de Bulgari y comisaria de la exposición, Lucia Boscaini, y el director artístico del museo Thyssen-Bornemisza, Guillermo Solana, presentaban los resultados a la prensa. Agradecieron el apoyo e implicación de Carmen Thyssen. «Fue su idea. Ella quería exponer sus joyas en una muestra que explicase la historia de la marca a través de los monumentos de la ciudad», contó la comisaria. La baronesa ha aportado 14 de sus joyas más queridas y valiosas. No es la primera vez que cede parte de sus tesoros para muestras que la firma italiana organiza alrededor del mundo: ya lo hizo en 2011, para el Grand Palais de París, y en 2014, con motivo de la apertura de una tienda en Roma.

Lucia Boscaini señaló que algunas de esas joyas se crearon para grandes estrellas del cine, «pero también para mujeres desconocidas. Están destinadas a todas las que amen las joyas». Algunas piezas expuestas pertenecieron a míticas actrices como Anna Magnani o Elizabeth Taylor. La actriz hipnotizantes ojos violeta expresó su amor por Bulgari desde el momento en el que recibió –de manos de su entonces marido Eddie Fisher–, su primera joya perteneciente a la firma. Así, la «reina del Nilo» se convirtió en una de las clientas más fieles. En la exposición se exhiben cinco de las gemas más valiosas de su colección, y el «espejo de oro con turquesas formando un águila», que encargó la productora de la película «Cleopatra» en el año 1962 y que, más tarde, recibió la actriz como regalo.

Además de Elizabeth Taylor, actrices de la talla de Sophia Loren, Nicole Kidman e Ingrid Bergman, o modelos como Naomi Campbell aparecen retratadas en las paredes del museo Thyssen luciendo algunas de las joyas más importantes de la firma italiana.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios