Dcode Festival Dcode’16, el triunfo de la música alternativa

Espectáculo de indie, pop, rock, metal y electrónica en la sexta edición de un festival lleno de «peques» y en el que miles de melómanos despidieron al verano

Jóvenes asistentes al festival
Jóvenes asistentes al festival - ISABEL B. PERMUY

El jaleo de ayer en el Campus de la Universidad Complutense de Madrid no se debía a la llegada de los estudiantes y nuevos alumnos a las primeras clases de septiembre. Fue la música lo que les unió, la que comenzaba a las 11 horas con el calor atípico que vive Madrid estos días y la que no cesó hasta el amanecer. El Festival Dcode, tradicional cierre de la temporada festivalera estival, llegó con la misma fuerza que los grupos de indie, pop, rock, metal y electrónica a la capital ayer.

Esta vez, el evento no colgó el cartel de «sold out», –salvo en las entradas VIP XL, que sí se vendieron todas antes de comenzar el festival–, pero los escenarios fueron llenándose a partir de las 19 horas, cuando el sol ya apretaba menos. Los primeros grupos sufrieron las consecuencias del horario, pues al mediodía no había apenas sombras en las que refugiarse. «Gracias por venir a estas horas. Supongo que todos nos preguntamos por qué», dijo Abraham Boba, voz de León Benavente, grupo que, a pesar de estar ya consolidado en el panorama indie rock, ayer se estrenó en este festival.

Uno de los puntos fuertes del Dcode es la irrupción de las bandas inglesas, y la sexta edición puso el listón muy alto para otras ediciones y eventos musicales; Oh Wonder, Clean Cut Kid o Jungle hicieron vibrar a las miles de personas que alargaron el verano en los terrenos del campus. Grupos como ellos tenían asegurado el éxito. También los que vienen como cabezas de cartel esperan llenazo: Zara Larsson, Mark Ronson, Bunbury, Eagles of Death Metal o Love of Lesbian consiguieron cerrar la noche con la sensación del público de haber asistido a un festival que ha madurado mucho desde el 2012, hasta conseguir diferenciarse de los que tienen lugar en verano.

Muchos festivaleros descubrieron ayer nuevos grupos, como es habitual cada año en Dcode; Jimmy Eat World o Bear’s Den fueron dos de ellos. El cantante de este último no escondió su sorpresa: «No nos imaginábamos que fuera a venir tanta gente. ¡Muchas gracias a todos!».

Ayer, un ambiente familiar se respiraba en el recinto; cientos de padres y madres llevaron a sus hijos al Dcode, transmitiendo la pasión por la música y disfrutando las actividades que la organización tenía preparadas en el espacio Dcode Kids, con talleres y juguetes para divertirse más que cualquiera de los adultos.

La noche de ayer fue, para los más melómanos, la mejor manera de despedir a un verano que todavía no termina de irse.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios