Top

Madrid

Las anécdotas más desconocidas del reloj de la Puerta del Sol

El reloj más famoso de Madrid celebra este sábado su 150 aniversario

ABC recopila siete curiosidades históricas en torno a su figura

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
Navegue usando los números

Inauguración real

El reloj de Sol, en 1930- Archivo

Fue el relojero José Rodríguez Losada quien regaló el reloj al Ayuntamiento. La Reina Isabel II lo inauguró en el 33º aniversario de su primera proclamación, el 19 de noviembre, en 1866.

El descenso de la bola

La bola, en la parte superior de la torre- JAIME GARCÍA

Durante un tiempo, la bola al caer avisaba de la hora exacta. El Observatorio Astronómico llamaba cinco minutos antes para poner en marcha el mecanismo del descenso.

Guardián fiel

Detalle del interior del reloj- ISABEL B. PERMUY

Gavín le daba cuerda los lunes y jueves. Cobraba, en 1971, 1.000 pesetas mensuales. El reloj tiene tres pesas, de 200, 250 y 150 kilos, y un péndulo de 3 metros.

Pesos y medidas

Isabel II fue la encargada de su inauguración- EFE

La maquinaria del reloj pesa 300 kilos; había que hacer 72 manipulaciones para darle cuerda, según su relojero más longevo, Pío Gavín: con 81 años seguía ocupándose de él.

La oferta de Venezuela

Varios venezolanos festejan la entrada del nuevo años en la Puerta del Sol- EFE

Poco se sabe de esta historia: cuando en el año 1952, el embajador de Venezuela en Madrid hizo gestiones para comprar el reloj y llevarlo a Caracas. La operación no cuajó.

El obús que lo atravesó

El reloj de la Puerta del Sol, entre 1936 y 1939-  Martín Santos Yubero

En febrero de 1938, según recoge el Archivo General de la Administración y reflejan las páginas de ABC, un obús de la Guerra Civil entró por una de las esferas pero por suerte no estalló.

Los otros relojes «inútiles»

Cientos de personas dan la bienvenida al nuevo año en la Puerta del Sol- EFE

Antes de éste, hubo otros dos relojes famosos en Sol: el de la Iglesia del Buen Suceso, de una sola manecilla, y el de tres esferas en el edificio de Gobernación. Ambos fallaban mucho.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios