Cataluña

Cataluña pide decidir los contenidos de las pruebas Lomce y que no se sufrague la enseñanza en castellano

La consejera de Enseñanza considera que el Estado invade competencias al fijar el temario de las pruebas que prevé la ley educativa, que serán como los de la actual selectividad

Meritxell Ruiz durante una comparecencia en el Parlament
Meritxell Ruiz durante una comparecencia en el Parlament - EFE
E. ARMORA Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cataluña

«El sistema educativo catalán se basa en competencias y no en ideologías». La consejera catalana de Enseñanza, Meritxell Ruiz, que ayer asistió a la Conferencia Interterrorial de Educación en Madrid, en la que se enterraron las polémicas reválidas previstas en la Lomce, pidió al ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, la derogación de la disposición adicional 38 de la normativa, que establece la obligatoriedad de pagar 6.000 euros a las familias que piden escolarización en castellano, y «que se respeten la competencias de las comunidades en la evaluación».

«Ya que estamos modificando la Lomce hemos pedido añadir la derogación de esta disposición que rompe con el modelo de escuela catalana, y pese a tener el apoyo de todas las comunidades no gobernadas por el PP, el ministrio no ha accedido», puntualiza Meritxell Ruiz en un comunicado.

«Exámenes del siglo XIX»

Ruiz considera que el Estado invade las competencias de Cataluña al decidir sobre los contenidos de los nuevos exámenes de la Lomce, que serán como los de Selectividad y no la reválida que se proponía. Tras calificar las pruebas que propone la Lomce de «exámenes del siglo XIX», la consejera ha recordado en una entrevista en TV3 que en Cataluña ya evalúan las competencias básicas en sexto de Primaria y en cuarto de ESO.

Mantiene el modelo PAU

Respecto a la reválida de Bachillerato, Ruiz ha señalado que la prueba se mentendrá y ha afirmado que «es cierto que se ha avanzado en el tema de Bchillerato porque se mantiene el modelo PAU, algo que la Generalitat ya había comunicado a la comunidad educativa al inicio de curso, tal como había acordado con las universidades».

Sobre la polémica por los deberes escolares, Ruiz ha aplaudido que las asociaciones de madres y padres de Cataluña no hayan secundado la huelga de deberes convocada en otros lugares de España porque considera que son los maestros los que deben decidir si ponen o no deberes y cuestionarlos sería también poner en duda el trabajo de los docentes.«Podemos hablar de cómo orientar los deberes, pero no de si se pueden poner o no porque eso lo deben decidir los centros escolares», ha concluido Ruiz.

Reforma horaria

Meritxell Ruiz, ha opinado hoy sobre la reforma horaria que propone clases lectivas sólo de 08.00 a 16.00 horas que «el problema no son los horarios escolares, sino los laborales».

En este sentido, ha recordado que la mayoría de alumnos ya acaban sus clases entre las 16.00 y las 17.00 horas, «pero el problema es que los padres no llegan a casa hasta las ocho de la noche».

Ruiz ha denunciado la «desincronización» que hay entre la hora en que los niños terminan la escuela y la hora que los padres llegan a casa, «que nunca es antes de las ocho de la noche». La titular de Enseñanza de la Generalitat considera que deben modificarse los horarios laborales para que los padres puedan estar en casa entre las 18.00 y las 19.00 horas, «con un par de horas para que los alumnos hagan actividades extraescolares».

Horarios «irracionales»

Según Ruiz, los horarios laborales actuales son «irracionales» porque afectan a la salud, ya que provocan que los niños, y también los adultos, «no duerman las horas necesarias, además de que tampoco los horarios de la comida son los adecuados, e incluso no permiten a las personas participar en la vida comunitaria porque llegan tarde a casa y no hay tiempo para más».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios