MEDIO AMBIENTE

La Junta y el Ayuntamiento de Toledo aseguran que también había espuma en el Tajo a su paso por Aranjuez

Martínez Guijarro critica la falta de caudal y afirma que esto no habría ocurrido «si hubiesen pasado 30 metros cúbicos por segundo, como dice la CHT»

Dos aves en el rçio Tajo, cubierto de espuma, a su paso por Toledo
Dos aves en el rçio Tajo, cubierto de espuma, a su paso por Toledo - EFE
J. A. PÉREZ Toledo - Actualizado: Guardado en:

Tanto la Junta de Castilla-La Mancha como el Ayuntamiento de Toledo aseguran que la espuma aparecida el sábado en el río Tajo a su paso por la ciudad imperial venía, como mínimo, de Aranjuez.

Desde Villacañas Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, dijo este lunes: «Los datos que tenemos del caudal son muy distintos a los que aporta la Confederación Hidrográfica del Tajo, y con ese caudal es normal que se produzcan situaciones como la de Toledo, que por otra parte se están viviendo también en municipios de Madrid como Aranjuez, en el que hay la misma espuma que en Toledo».

En la misma línea se mostró Noelia de la Cruz, concejala de Servicios Públicos Medioambientales del Ayuntamiento de Toledo, que incluso apoyó su tesis en los datos públicos de la Confederación. Según la edil, en la noche del 12 al 13 de octubre (del miércoles al jueves) se produjo una «discontinuidad en algunos valores paramétricos» que alertaban de «una situación anómala» en el puente largo de Aranjuez.

Este periódico ha solicitado a la Consejería de Agricultura una prueba gráfica de la espuma aparecida en el Tajo a su paso por Aranjuez, pero las imágenes aún no han sido facilitadas.

La versión del Gobierno de Castilla-La Mancha y del Ayuntamiento de Toledo contrasta con la ofrecida por la Confederación Hidrográfica del Tajo, cuyo presidente, Miguel Antolín, manifestó el domingo que los vertidos que generaron la espuma se produjeron en la provincia de Toledo. Antolín añadió que ya hay «indicios» de lo sucedido, aunque en la CHT quieren esperar a que el expediente se «arme suficientemente» para no perjudicar su validez «y dar al traste con toda la investigación.

Este lunes fuentes de la Confederación explicaron a ABC que se siguen recogiendo muestras para «saber qué ha ocurrido», aunque este es un proceso que lleva su tiempo y para obtener los primeros resultados habrá que esperar «mínimo una semana».

Mientras llegan las conclusiones de la CHT, desde la Junta el consejero de Agricultura insistió en que «los informes de los agentes medioambientales y la información que se nos facilitó desde el Seprona ponen de manifiesto que en Castilla-La Mancha no ha habido ningún vertido al río Tajo». Martínez Arroyo dejó claro, en cualquier caso, que las competencias sobre el Tajo «son del Gobierno central», por lo que exculpa a la Junta de cualquier responsabilidad.

El trasvase

En el fondo, la polémica entre el Ejecutivo de Castilla-La Mancha y la CHT, un organismo dependiente del Estado, tiene que ver con la política en materia de agua llevada a cabo por el Gobierno del PP de Mariano Rajoy. En especial con los continuos trasvases autorizados del Tajo al Segura. El último, hace solo unas semanas, de 60 hectómetros cúbicos para el último trimestre del año.

Para la Junta de Castilla-La Mancha, la espuma acumulada en Toledo se debe al escaso caudal del río, consecuencia de los trasvases. Ayer, el vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, dijo que «si hubiesen pasado por Toledo 30 metros cúbicos por segundo, como dice el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, lo que ha ocurrido este fin de semana no se produciría». Martínez Guijarro añadió que «muchos ciudadanos que viven en Toledo nunca han visto pasar 30 metros cúbicos de agua por segundo». Hay que recordar que la Junta asegura que el caudal que el sábado llevaba el río a su paso por la ciudad imperial era de 8,5 metros cúbicos por segundos y no de 30, como mantiene la CHT.

Por otro lado, Blanca Fernández, portavoz del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, anunció ayer que su grupo pedirá un debate general en en el Parlamento regional para analizar la situación del Tajo y para que todos los partidos se retraten y se unan en la defensa del río.

«No es posible sostener por más tiempo esta demanda cada día mayor de agua por parte del Levante y que no se dé una solución alternativa. No queremos que el trasvase termine ya hoy y se sequen los cultivos del Levante. Queremos una solución real, sostenible, que garantice la economía de allí y de aquí y que garantice la supervivencia de un río estratégico», explicó Fernández. Además, la portavoz socialista atacó a la oposición popular porque «mientras el Tajo se llena de espuma, los dirigentes del PP callan y los regantes de Murcia aplauden a la ministra Tejerina».

También habló este lunes el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, para quien hay «que mirar todos al futuro, tenemos que trabajar todos por el futuro de nuestro río, por el futuro de todos los planes de cuenca que hay en España, para que podamos decir que todas las ciudades tienen agua de calidad».

Por último, Equo Castilla-La Mancha pidió la dimisión del consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, por ser «incapaz» de garantizar la salud pública y ambiental.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios