ENTREVISTA

Fernández Sanz: «En Sanidad no se trata de cambiar lo que hacemos, sino cómo lo hacemos»

El titular de la Consejería repasa los diferentes programas y planes que definen la política sanitaria del actual Gobierno regional

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz
El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz - Ana Pérez Herrera
A.M. Toledo - Actualizado: Guardado en:

-La sanidad no es solo una cuestión de medios, sino también de atención humana. En este sentido, la actual Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha ha iniciado lo que se ha llamado Estrategia de Humanización de la Asistencia Sanitaria. ¿qué se pretende con ello y en qué fase nos encontramos de su aplicación?

-Como muy bien señala, la atención sanitaria no consiste solo en prestar una asistencia sanitaria excelente desde el punto de vista clínico o científico-técnico. Una atención sanitaria realmente centrada en el ciudadano, como persona enferma, familiar, o sana, supone también tener en cuenta su contexto personal, sus valores, sus expectativas, sus deseos e incluso sus preferencias. Se trata, en definitiva, no de cambiar lo «que» hacemos, sino «cómo» lo hacemos, prestando una atención más cercana, más respetuosa, más amable y, si me permite, menos «despersonalizada». Ya se han iniciado en todas las gerencias del Sescam una serie de actuaciones que se enmarcan en cinco grandes líneas estratégicas que tienen que ver con la mejora de la información y comunicación, la atención integral e integrada, la consideración de los profesionales como agentes activos de este proceso, la mejora y adaptación de los espacios físicos y las infraestructuras, y la participación de los pacientes a través de las asociaciones y grupos de autoayuda, incrementando su implicación y corresponsabilización.

«Uno de los primeros objetivos es mejorar la información que se facilita a los enfermos y familiares»
«Hemos puesto en marcha un plan de 28 millones para nuevos equipamientos y material de reposición»

-Para mejorar en este tipo de atención sanitaria ¿cree que es necesario al mismo tiempo establecer para los profesionales programas de formación continuada en humanización?

-Desde luego. De hecho, hemos diseñado ya diversas acciones formativas en esta materia; por ejemplo, en los cursos que obligatoriamente deben realizar los residentes en formación de las distintas especialidades. En este mismo año se han impartido dos ediciones de un curso de Bioética y Humanización, y se están llevando a cabo también numerosas jornadas y encuentros con talleres, ponencias y comunicaciones en los que se ponen en común y se comparten ideas, experiencias y buenas prácticas que pueden replicarse en otros lugares. La estrategia tiene un carácter esencialmente dinámico, surge de abajo hacia arriba, impulsada por los propios profesionales y apoyada por los equipos directivos del Sescam y de la Consejería.

-La manera de informar y comunicar es un aspecto fundamental en este objetivo ¿cuáles son los pilares fundamentales en este ámbito?

-Efectivamente, la información y comunicación es la primera línea estratégica del plan, ya que es fundamental en la relación que se establece entre los profesionales y los pacientes. El objetivo es mejorar la información que se facilita a los enfermos y a sus familiares, adaptar los mensajes de una manera clara y sencilla, con un lenguaje más comprensible, menos técnico o impersonal, facilitando la accesibilidad para que se tenga en cuenta la propia autonomía de los pacientes.

-Además, es preciso que el paciente sienta que está en un lugar acogedor, en el sentido de mejorar las infraestructuras sanitarias. Supongo que esto forma también parte del plan.

-La mejora y adaptación de los espacios físicos y de las infraestructuras, de los centros o dispositivos sanitarios constituye otra de las áreas estratégicas que se contemplan. A pesar de las dificultades que nos hemos encontrado en esta materia, debido a la paralización de las inversiones en equipamiento e infraestructuras que se produjo en la anterior legislatura, hay que señalar que muchas veces no se requieren grandes inversiones. En ocasiones se trata solo de cambiar algunos circuitos o de mejorar pequeños espacios, salas de espera, adaptar espacios de consulta o zonas comunes en áreas de pediatría por ejemplo, de manera que la atención se preste en lugares más dignos para los pacientes. Ello requiere, sobre todo, dedicación, disponibilidad y un adecuado seguimiento de las demandas de las personas atendidas, preguntando a los propios pacientes y a las personas que hacen uso de nuestras instalaciones, de las que ellos mismos son en realidad los auténticos propietarios.

El hospital de Toledo

-Dentro de las infraestructuras, la joya de la corona es el ansiado hospital de Toledo. ¿Cuál es la última hora de un centro que todos esperan que sea una referencia?

-Hace apenas diez días recibimos de la empresa concesionaria el proyecto definitivo al que hemos incorporado importantes mejoras con respecto a lo que nos encontramos, contando en todo momento con la opinión de los profesionales del Hospital Virgen de la Salud. Ahora los técnicos del área de Infraestructuras del Sescam están ultimando la revisión del proyecto para que la empresa pueda presentarlo en el Ayuntamiento, solicitar la licencia correspondiente y que las obras puedan ponerse a pleno rendimiento. Desde el punto de vista arquitectónico es un mejor proyecto. Vamos a utilizar cuatro de los cinco peines de hospitalización, en lugar de los dos que se utilizaban en el anterior proyecto. Esto nos permite recuperar la horizontalidad del hospital, mejorando la accesibilidad de todo el centro sanitario. Incorporamos nuevas necesidades no contempladas anteriormente, como la creación de un área de Reproducción Asistida y una zona específica para el trabajo de la coordinación de trasplantes, además de unidades de ictus, del dolor y de patología mamaria, y un laboratorio vascular. También se incorporan recursos asistenciales que habían quedado fuera del nuevo hospital, como la litotricia y la cirugía programada de Traumatología. Hemos introducido aspectos muy relacionados con la humanización, como que toda la hospitalización obstétrica se realice en habitaciones individuales. Hemos duplicado el espacio destinado a la Unidad de Cuidados Intensivos de adulto e incorporado un área de Radiología de Urgencia, entre otras cuestiones. Como resultado de todas las mejoras introducidas, la superficie total construida se ha incrementado en 23.000 metros cuadrados.

-Otro de los objetivos de su consejería lo marca el Plan Dignifica y aquí sin duda son los servicios de urgencia el punto caliente de este reto ¿Cómo lo van a afrontar?

-Como sabe, los servicios de Urgencias constituyen un área clave, de enorme impacto, diseñados para prestar una atención rápida a los pacientes y dar una respuesta lo más ágil posible de acuerdo con una serie de protocolos estandarizados, tras lo que se decide si el paciente debe ingresar o ser dado de alta. Por ello, el Plan Dignifica en Urgencias tiene una doble vertiente: por un lado, procurar una estancia lo más humana y confortable posible de los pacientes y de los acompañantes, en un área que es necesariamente de circulación rápida y de acceso restringido. Por otro lado, es preciso reducir el tiempo de espera en ser atendido y. en su caso, en ingresar en el hospital. Los profesionales y las propias asociaciones de pacientes han propuesto una serie de actuaciones que ya son una realidad y que han mejorado el confort de pacientes y familiares en muchos servicios de Urgencias de Castilla-La Mancha. Técnicamente se ha desarrollado una herramienta de monitorización «on line» con una serie de indicadores que miden la utilización de espacios inadecuados, las demoras en la asistencia y en el ingreso, o la sobrecarga de espacios, entre otros. Desde los hospitales y en los Servicios Centrales del Sescam un buen número de profesionales llevan a cabo un seguimiento constante de estos indicadores y adoptan las medidas necesarias. En este sentido, la masificación asistencial de los servicios de urgencia, algo que lamentablemente antes era muy habitual, es ahora una excepción, que además se analiza y se intenta resolver de manera inmediata, aún a sabiendas de que evitar algunas situaciones puntuales de saturación no es nada fácil. Lo que le puedo asegurar que ha cambiado es la actitud pasiva e indolente, yo diría incluso que resignada, de anteriores etapas, por una actitud proactiva de resolución y mejora continua actual. Los datos nos llevan a afirmar que se han reducido los tiempos de espera para el ingreso de los pacientes y con ello se ha mejorado la dignidad y el respeto de la privacidad de enfermos y familiares. El aumento de camas disponibles en todos los hospitales, y también del número de profesionales, han hecho que mejore la circulación y rotación en urgencias.

28 millones de euros

-En estos días se ha hablado también, en este caso por parte del presidente regional, del Plan de Renovación Tecnológica Sanitaria ¿en qué va a consistir y qué va a suponer?.

-En materia de dotación de alta tecnología, en la anterior legislatura asistimos a un lamentable parón inversor y las pocas que se hicieron fueron muy inferiores a la tasa de renovación sostenible. Esto ha provocado que el parque tecnológico de nuestros hospitales presente un estado de obsolescencia bastante alto. Por ejemplo, el 40% de los equipos de radiología convencional tiene más de diez años. Ahora hemos establecido un programa para la incorporación de nuevos equipamientos de alta tecnología que, en algunos casos, será de nueva implantación y, en otros, de reposición de material existente. Pero además, pretendemos incrementar la variedad de exploraciones disponibles. Hemos diseñado un plan a cinco años, con una inversión prevista de 28 millones de euros, en los que no están incluidos el plan de montaje del nuevo Hospital de Toledo, para el que se diseñará un propio. El plan recoge la adquisición de 25 equipos de radiología convencional, 5 TC, 31 arcos quirúrgicos y vasculares, 33 equipos portátiles de radiología, 20 ecógrafos, 7 mamógrafos digitales con tomosíntesis, 2 gammacámaras, 1 PET-TC y 1 acelerador lineal. La adquisición de nuevo equipamiento, incluye 6 nuevas resonancias magnéticas, 2 PET y una gammacámara. A todo esto hay que añadir el proceso de actualización de 7 de las 11 resonancias magnéticas que tenemos. Si queremos disponer de un sistema sostenible y capaz de responder con garantías ante las necesidades de los próximos años, debemos entender la importancia y la necesidad de construir nuevas infraestructuras, dotarlas de nuevos equipamientos tecnológicos y nuevos sistemas de información y más profesionales, mejor formados y comprometidos con el sistema público de salud.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios