Carles Puigdemont, ante los medios
Carles Puigdemont, ante los medios - EFE

Mayoría insuficiente en el «procés»

Cataluña seguirá la estela de Escocia y Quebec que han aparcado sus debates de independencia

Actualizado:

En menos de un mes se verá, una vez más, que 1,9 millones de ciudadanos son muchos cuando de llenar las calles se trata, bien para para celebrar la Diada, bien para hacer cola antes las urnas, como pasó el 9 de noviembre de 2014. Sin embargo, esta semana se ha constado que ese tercio del censo electoral catalán es insuficiente para aprobar democráticamente leyes que afectan a los derechos de todos; ni siquiera con un sistema electoral que convierte el 48% del voto pro independencia en el 53% de representantes en el Parlament.

Es precisamente la constatación de que la base social del independentismo lejos de ensancharse se va estrechando lo que está llevando al actual Govern a acelerar el paso, soslayando cualquier principio democrático que se anteponga en su camino. Su estrategia ha conseguido poner de acuerdo a la inmensa mayoría de los españoles: nueve de cada diez entrevistados por GAD3 en el Barómetro de Abc no creen que Cataluña sea independiente tras el 1 de octubre. Cataluña seguirá la estela de Escocia y Quebec que, tras décadas de tensión política y social, han aparcado sus debates de independencia.

En todo caso, casi dos millones de catalanes son muchos españoles como para no escuchar sus argumentos. Cuando cesen las amenazas a la democracia y al sentido común habrá que hacer grandes esfuerzos de dialogo. Mientras, la sociedad española está mostrando un esfuerzo de contención para no reaccionar a las provocaciones de los radicales.