España

Los cargos que los 15 diputados díscolos del PSOE podrían perder

Muchos son portavoces en comisiones parlamentarias o tienen cargos de vicepresidentes o secretarios

Vídeo: Los 15 diputados socialistas que han votado «no» a Rajoy - ABC
AGENCIAS / ABC - Actualizado: Guardado en:

La purga en el PSOE ha arrancado. Dos diputados que rompieron la disciplina de voto en la investidura de Mariano Rajoy, el catalán José Zaragoza y el balear Pere Joan Pons, se han convertido hoy en los dos primeros 'díscolos' en ser apartados de sus cargos como presidente y portavoz de la Comisión Mixta para la UE. La exportavoz del grupo Soraya Rodríguez, afín a la gestora que dirige el PSOE desde la dimisión de Pedro Sánchez, serán sus sustitutos.

Pero el castigo a los otros diputados del PSOE que no se abstuvieron en la votación es inmminente y, como el caso de Zaragoza y Pons, muchos de ellos podrían perder sus puestos de máxima responsabilidad. Un caso paradigmático es el de la jueza y exmagistrada del Tribunal Supremo Margarita Robles, la independiente que concurrió a las elecciones como número dos del dimitido Pedro Sánchez, a la que algunos compañeros de grupo gustaría ver relevada de la presidencia de la Comisión de Justicia.

Por su parte, la que fuera cabeza de lista por Barcelona Meritxell Batet y la balear Sofía Hernanz podrían ser expulsadas de la dirección del grupo parlamentario, del que Batet es portavoz adjunta y Hernanz, portavoz sustituta.

Otro diputado del PSC, el filósofo y catedrático Manuel Cruz, podría ser sustituido como portavoz de Educación y Deporte. La también catalana Mercé Perea podría perder la portavocía de la comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo, mientras que a la aragonesa Susana Sumelzo el castigo le afectaría en su condición de portavoz de Cooperación al Desarrollo.

Además, tienen portavocías y cargos en mesas de comisiones, como vicepresidentes o secretarios, la gallega Rocío Frutos, el guipuzcoano Odón Elorza, la independiente Zaida Cantera, la castellano-leonesa Mariluz Martínez Seijo, y los catalanes Lidia Guinart y Marc Lamuá.

Los sanchistas sostienen que una «purga» de diputados díscolos ahondaría más en la división interna que vive el partido y esperan que el castigo se limite a la multa de 600 euros. Pero la gestora no parece contentarse con ello.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios