Elecciones EEUU Clinton exhibe fuerza y Trump lanza su última ofensiva en el cierre de campaña

La candidata demócrata culmina su carrera hacia la Casa Blanca con actos rodeada de estrellas y se impone en la localidad de Dixville Notch, la primera en votar en Estados Unidos

Hillary Clinton, ante 40.000 personas en Philadelphia en su último mitin - AFP
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Último golpe de efecto para poner punto y final a una larga campaña electoral en Estados Unidos, marcada por los reproches y las duras acusaciones entre dos candidatos que llegan a las urnas con diferencia ínfima según las encuestas. Durante la madrugada de este martes, alrededor de las ocho de la tarde en Estados Unidos, comenzaban los últimos mítines de Hillary Clinton y Donald Trump. Ambos han elegido para la ocasión ciudades clave para sus aspiraciones en la carrera a la Casa Blanca: estados fundamentales para conseguir la victoria.

[Sique en directo la jornada electoral en EE.UU.]

La candidata demócrata ha elegido Filadelfia (en Pensilvania) para dar su primer discurso, en el que ha congregado alrededor de 40.000 personas. Clinton ha hecho una exhibición de fuerza en este acto días después de que el escándalo de los correos electrónicos volviera a golpear a su candidatura.

Obama y Clinton
Obama y Clinton- AFP

La fiesta demócrata ha comenzado con las palabras, en solitario, de Barack Obama que ha pedido a los estadounidenses votar y no acudir a las urnas «contra alguien». «Hay una persona extraordinaria por la que votar a favor, y esa es Hillary Clinton», ha defendido el presidente, quien ha asegurado que los estadounidenses «rechazarán el miedo y elegirán la esperanza». «Patriota» y «luchadora» son alguno de los rasgos que Obama ha señalado de su compañera de partido. «Ella trabajará y no solo tuiteará», ha afirmado Obama en una referencia al carácter y la actitud de Donald Trump

Tras las palabras del presidente Obama, Jon Bon Jovi ha tomado el escenario y, como es habitual en los grandes mítines demócratas, Bruce Springsteen también ha estado presente. «Donald Trump tiene una profunda falta de decencia que hace que priorice su propios intereses y su ego por encima de nuestra propia democracia», ha sentenciado el cantante de Nueva Jersey. «La decisión mañana no podría estar más clara. La candidatura de Hillary está basada en la inteligencia, la experiencia, la preparación y una visión actual de un Estados Unidos donde todos cuentan», ha concluido.

«Juntos, más fuertes»

Minutos después, y tras la intervención de Michelle Obama, la aspirante demócrata a la Casa Blanca ha tomado la palabra en el mismo atril en el que ha hablado el presidente Obama, con el emblema de la presidencia, y ha asegurado ante el Independence Hall de Filadelfia que Estados Unidos, en estas elecciones, «se enfrenta al examen de nuestro tiempo».

La candidata ha recuperado su lema de campaña —«Stronger together» («Juntos, más fuertes»)—, en un discurso en el que, acompañada por los vítores del público, ha incidido en que sus políticas son «un sueño y una oportunidad. Un lugar para todos». «No queremos hundir la visión de este país. Queremos hacerla más grande», ha afirmado. Clinton ha defendido su visión de Estados Unidos ante quienes la escuchaban e incluso ha llegado a asegurar que la campaña electoral ha puesto «a prueba» todos los valores del país. Con ese tono duro, ha señalado que «los mejores días están por llegar».

Ofensiva de Trump

El candidato republicano, Donald Trump, ha peleado por arañar hasta el último voto en una frenética gira que le condujo a cinco estados cruciales para vencer en las elecciones presidenciales. En la víspera de unos comicios tan esperados como inciertos, Trump lanzó una ofensiva final en Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, New Hampshire y Michigan, estados indecisos donde un triunfo podría abrirle la puerta de la Presidencia. Tras repuntar en las encuestas, que otorgan a la aspirante demócrata, Hillary Clinton, una ventaja media a nivel nacional inferior a tres puntos, el magnate neoyorquino apuró hoy hasta el último minuto y prometió «una victoria sin precedentes». «Mañana vamos a recuperar la Casa Blanca», vaticinó Trump ante más de 9.000 seguidores que abarrotaban el pabellón SNHU Arena, en el centro de Manchester.

El magnate arengó a sus simpatizantes en un estado cargado de simbolismo, dado que allí ganó sus primeras elecciones primarias en febrero pasado y comenzó su extraordinario ascenso hacia la nominación presidencial del Partido Republicano. «Estoy con vosotros. Lucharé por vosotros. Ganaré por vosotros», aseveró Trump, que ha revolucionado este ciclo electoral con un discurso populista y ultranacionalista en sintonía con la inquietud de la clase blanca trabajadora, golpeada por la crisis económica y enojada con las instituciones y los políticos tradicionales.

En la recta final de la campaña, el impulsivo empresario ha mostrado disciplina y repuntado en las encuestas tras el repentino anuncio del Buró Federal de Investigación (FBI), hace diez días, de reabrir las pesquisas del escándalo de los correos de Clinton. Sin embargo, Trump encajó este domingo un golpe al informar el FBI, una vez más por sorpresa, de que da carpetazo al caso y mantiene su decisión inicial de no imputar a Clinton por el uso de un servidor privado de correo electrónico para manejar información confidencial cuando ejercía de secretaria de Estado. Con todo, el multimillonario volvió a sembrar la duda en torno al escándalo y arremetió contra la ex primera dama, a quien acusó de ser «la persona más corrupta que jamás se ha postulado para el Despacho Oval» de la Casa Blanca.

Precisamente en Michigan, el magnate ha protagonizado su gran discurso final. Allí, ha asegurado que «hoy vamos a ganar en el gran estado de Michigan y vamos a ganar la Casa Blanca». El candidato republicano ha ocupado el escenario en Grand Rapids con la promesa, como reza su lema, de «volver a hacer a Estados Unidos grande».

Desde Grand Rapids, y al tiempo que Lady Gaga agitaba al público de Raleigh (Carolina del Norte) en el acto de la candidata Clinton, el magnate ha aprovechado su discurso para menospreciar la puesta en escena de los últimos actos de su rival. «Nosotros no necesitamos a Jay Z y Beyoncé. Nosotros no necesitamos a Jon Bon Jovi. Nosotros no necesitamos a Lady Gaga», ha afirmado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios