Economía

Nueva Pescanova pretende aumentar un 50% sus ventas y destinar 125 millones a inversiones

El objetivo financiero de la compañía es cuadruplicar su resultado operacional, pasando de 35 millones en 2015 a 139 millones en 2020

Sede de la pesquera en Pontevedra
Sede de la pesquera en Pontevedra - AFP
EUROPA PRESS Vigo - Actualizado: Guardado en:

El plan estratégico 2016-2020 de Nueva Pescanova, bautizado con el nombre '¡Todos a una!', incluye entre sus objetivos para este periodo incrementar en un 50% la cifra de ventas, hasta los 1.500 millones de euros, cuadruplicar el resultado operacional, hasta los 139 millones de euros, y destinar un total de 125 millones de euros a inversiones en activos estratégicos.

Así lo ha comunicado este lunes el consejero delegado del Grupo Nueva Pescanova, Ignacio González, tras haber presentado a la directiva del grupo este plan, que apuesta por el crecimiento de la compañía a partir de los pilares de «la ambición comercial, la capacidad de transformación y suministro, la optimización de los costes, la gestión y los procesos, y la centralización de la organización de todas las filiales en una sola compañía (aunque sin que desaparezca ninguna de ellas)».

En concreto, González ha avanzado que en lo relativo a la previsión de negocio, este plan prevé «importantes ahorros» mediante la concentración de compras, la mejora en la organización y los procesos, la unificación de sistemas informáticos y la optimización en la planificación del suministro. De hecho, está previsto cuadruplicar el resultado operacional (Ebitda), pasando de 35 millones de euros en 2015 a 139 millones de euros en 2020 y, de esa diferencia, el 37% se corresponde con los ahorros previstos.

Nueva Pescanova también prevé incrementar la cifra de ventas en un 50%, pasando de 1.000 millones de euros a 1.500. Para ello, será necesario que la empresa «reduzca su nivel de endeudamiento actual para volver a generar resultado neto positivo en el corto plazo».

En ese aspecto, Ignacio González ha reconocido que, con la deuda actual (en torno a los 1.200 millones de euros) «no se puede funcionar». «Deberíamos estar en los umbrales de compañías que están en condiciones de salir a bolsa», ha indicado, al tiempo que ha mostrado su «confianza ciega» en Nueva Pescanova y su esperanza en que sea «viable».

Asimismo, ha apuntado que confía en que accionistas y acreedores «encontrarán la fórmula para restablecer el equilibrio patrimonial» y que Nueva Pescanova pueda afrontar este plan estratégico «con un nivel de deuda que pueda pagar».

Sobre la ampliación de capital, se ha limitado a señalar que «es una discusión que está en la mesa de accionistas y acreedores», a los que se ha presentado el plan estratégico porque «tienen que entender la realidad» y porque «es realizable». «Necesitamos que eso se solucione cuanto antes, debería ser en torno a fin de año», ha añadido.

«Líder en su categoría»

Nueva Pescanova prevé invertir 125 millones de euros entre 2016 y 2020, de los que 42,5 millones irán destinados a renovar la flota pesquera, nueve para renovar los sistemas de información y 4,5 millones para el centro de I+D+i 'Pescanova Biomarine Center', que abrirá en 2017 en las instalaciones de O Grove.

Según ha señalado Ignacio González, sobre la renovación de la flota, estaría «encantado» de que los constructores fueran astilleros gallegos. «Sería lo ideal, la compañía tiene que recuperar su compromiso con Galicia, y animo a los potenciales proveedores a que nos hagan ofertas que no podamos rechazar», ha aseverado.

Por otra parte, el grupo comercializará sus productos bajo la marca Pescanova, ya que es «líder en su categoría y goza de un gran reconocimiento y un alto valor añadido», y se centrará en los mercados estratégicos de España, Portugal, Francia, Italia y Estados Unidos -que denomina como 'Big 5'-, si bien también impulsará la comercialización en el resto de países de Europa, así como en Asia.

El consejero delegado de Nueva Pescanova, quien ha subrayado que la empresa mantiene su compromiso con el empleo (para mantener la plantilla, pero no para ampliarla en el «corto o medio plazo»), ha reconocido que la multinacional, debido a los problemas que ha atravesado en los últimos años, «olvidó un poco su espíritu de innovación».

A ese respecto, ha apostado por recuperar ese espíritu y también por adentrarse en nuevos modelos de negocio como los refrigerados, lo que, según ha avanzado la compañía, «supondrá la oportunidad de incrementar la producción de las plantas así como de optimizar sus capacidades de transformación industrial».

La decisión de Portugal

Cuestionado por los medios acerca del plazo de este plan estratégico, de cuatro años, y acerca de si la banca dejaría Nueva Pescanova al final de ese plazo, Ignacio González ha recalcado que no hizo este plan «para irse nadie». «Hice un plan para quedarse, no es para los bancos, es para la compañía, para que sea de nuevo una gran compañía, la envidia de otras y un referente en la industria de la alimentación», ha proclamado.

Con respecto a la planta de Mira (Portugal), ha explicado que no figura en este documento estratégico y que «sigue siendo un activo disponible para la venta». Así, ha explicado que Nueva Pescanova sigue esperando a la decisión de los bancos portugueses, que son los propietarios, para saber si se vende «o si se la queda Pescanova como una quita, al nivel de la que se produjo en España».

Finalmente, en el contexto de reorganización de la multinacional, se ha presentado el nuevo organigrama del Grupo Nueva Pescanova, que estará liderado por un comité ejecutivo, conformado por el consejero delegado y los 11 miembros de las áreas clave de la compañía; así como por un comité de dirección con 40 ejecutivos --incluyendo a los miembros del comité ejecutivo--.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios