Economía

Juncker: «La UE no va a arrodillarse ante Estados Unidos para negociar el acuerdo comercial»

El presidente de la CE asegura, no obstante, que no hay que «perder las oportunidades que nos ofrece el comercio exterior", y puso como modelo el compromiso establecido entre la Unión Europea y Canadá»

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, junto al primer ministro francés
El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, junto al primer ministro francés - AFP
EFE París - Actualizado: Guardado en:

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha afirmado este viernes que "Europa no va a arrodillarse ante los estadounidenses" y ceder en sus principios para negociar el acuerdo de libre comercio transatlántico (TTIP), pero también que hay que mantener la apertura comercial, que genera empleos.

Juncker, en una intervención en el Instituto Jacques Delors de París junto al primer ministro francés, Manuel Valls, señaló que no hay que "perder las oportunidades que nos ofrece el comercio exterior", y puso como modelo el compromiso establecido entre la Unión Europea (UE) y Canadá que "es un buen acuerdo, el mejor que hemos concluido".

Constató que ahora son las negociaciones para un tratado de libre comercio con Estados Unidos (TTIP) las que centran la atención del público y aseguró que "Europa no va a arrodillarse ante los estadounidenses. No vamos a lanzar por la borda los principios que han hecho el éxito de Europa".

Pero a continuación, Juncker puntualizó que "no nos tenemos que cortar del resto del mundo", sobre todo teniendo en cuenta que cada 1.000 millones de euros que se suman al comercio exterior, se generan en Europa 14.000 puestos de trabajo.

Para ilustrar la importancia de los acuerdos bilaterales de libre comercio, se refirió al que la Unión Europea estableció con Corea del Sur, y a que los intercambios entre los dos bloques suponen 15.000 millones, lo que significa que ha permitido crear 200.000 empleos.

Por otro lado, Juncker lanzó un aviso en dirección de los países reticentes a aplicar el acuerdo de reparto de refugiados, y dijo que saltárselo sería "el comienzos del fin" de la Unión Europea.

"Si -argumentó- cada vez que un Estado miembro no está de acuerdo con una decisión organiza un referéndum para decir lo contrario de lo que establece la regla (...) no conseguiremos gestionar ni gobernar la Unión Europea".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios