Economía

La CEOE afirma que el alza de retenciones a la gran empresa lastrará la inversión y el empleo

La patronal recomienda reducir el gasto de la Administración «en especial el no productivo» en lugar de que el sector privado financie al público «a un tipo cero»

El presidente de CEOE, Juan Rosell, junto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el secretario general de la patronal, José María Lacasa
El presidente de CEOE, Juan Rosell, junto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el secretario general de la patronal, José María Lacasa - EFE
S. E. - @abceconomia Madrid - Actualizado: Guardado en:

La patronal ha respondido al alza de las retenciones en el Impuesto de Sociedades para 9.000 grandes empresas. CEOE ha emitido un comunicado en el que tilda de «desproporcionada y excesiva» la medida aprobada esta mañana en el Consejo de Ministros. Las empresas que facturan más de diez millones de euros deberán adelantar a Hacienda un 23% de su resultado contable en los pagos fraccionados de octubre y diciembre de este año. Por ello, Hacienda recaudará 8.300 millones de euros.

«En la práctica, supone que las empresas financiarán al Estado a un tipo cero, soportando la mayor carga del esfuerzo para la reducción del déficit. Este dinero anticipado por las empresas no podrá, por tanto, ser dedicado a la inversión, con el consiguiente impacto en la creación de empleo», lamenta CEOE. En su lugar la patronal apuesta por reducir el gasto público, «sobre todo el no productivo».

Como adelantó ABC, el presidente de CEOE, Juan Rosell, envió a los ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro, y Economía, Luis de Guindos, sendas cartas para tratar de suavizar la medida, mediante un tipo mínimo más bajo –del 12% como estaba vigente hasta este año en lugar del 23%–. Pero Hacienda ha ignorado estas peticiones ante el abultado déficit registrado hasta agosto en las arcas del Estado y la amenaza de una multa inminente desde Bruselas.

«No compartimos las afirmaciones del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, en el sentido de que se vuelve al sistema vigente en 2015, puesto que en dicho año, el pago mínimo era un 12% y para empresas que facturasen más de 20 millones de euros y el adoptado es de un 23% o 25% y para empresas que facturan más de 10 millones de euros. Por tanto, se dobla el tipo y se reduce a la mitad el umbral a partir del cual se aplica», lamenta la patronal.

Hace unas semanas, Rosell se reunió con el ministro Cristóbal Montoro y también le pidió que el adelanto entrara en vigor en diciembre en lugar de en el pago de octubre, como finalmente será. Las compañías deberán pagar más de 20.000 millones a Hacienda por los pagos fraccionados en lo que resta de año.

«Las empresas tendrán que ingresar [a Hacienda], entre el 20 de octubre y el 20 de diciembre, una cantidad que podría suponer unos 24.000 millones de euros (21.000 millones de euros, según los datos comunicados en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros). La mayor parte en un plazo de apenas 20 días», reprocha CEOE.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios