Economía

La reforma del Impuesto de Sociedades se mantendrá hasta que el déficit baje del 3%

La vicepresidenta ha reiterado que no se trata de una subida fiscal sino «un cambio de metodología del pago fraccionado»

Consejo de ministros - EFE
abc Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Gobierno ha aprobado este viernes el adelanto del pago del Impuesto de Sociedades para cumplir con el objetivo de déficit público del 4,6% del PIB para este año, dentro de un conjunto de medidas económicas que tratarán de "minimizar daños" a los ciudadanos ante la situación de interinidad del Gobierno.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que además el Ejecutivo negocia con los grupos parlamentarios una proposición de Ley para reformar la Ley de Estabilidad presupuestaria, con el fin de poder trasladar los nuevos objetivos de déficit marcados por Bruselas a las Comunidades Autónomas.

"Se trata de que puedan mantener su nivel de servicios públicos", ha dicho, tras señalar que el Ejecutivo está gobernando en funciones y son "momentos difíciles". Sáenz de Santamaría ha añadido que la tramitación de la proposición no de Ley se produciría en las Cortes ya que el Gobierno en funciones no tiene capacidad para presentarla, por lo que es necesario el apoyo de los grupos parlamentarios.

En cuanto a la reforma del Impuesto de Sociedades, la vicepresidenta ha reiterado que no se trata de una subida de impuestos sino "un cambio de metodología del pago fraccionado". También ha señalado que entre las medidas económicas que se han aprobado está la distribución del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) relativo al cuarto trimestre para mejorar los tiempos de cobro de los proveedores.

Entrará en vigor en octubre

El real decreto establece un tipo mínimo del pago fraccionado del 23% en el Impuesto sobre Sociedades para las empresas que facturen más de 10 millones de euros anuales y que "no tiene plazo de caducidad", por lo que estará en vigor, al menos, hasta el año 2018, que es cuando el déficit público debe colocarse por debajo del 3% según lo acordado con Bruselas.

Ell ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha indicado que el nuevo sistema no tiene plazo de caducidad, sino que proyectará sus consecuencias hasta que España reduzca su déficit público por debajo del 3%, por lo que hay que mirar hacia 2018, subrayó el ministro, tras recordar que la medida permitirá recaudar unos 8.000 millones más para que el Impuesto de Sociedades vuelva a los 20.000 millones de recaudación anuales de los últimos ejercicios.

La medida, que entrará en vigor para los pagos fraccionados que realizan las empresas en octubre y diciembre, se mantendrá por tanto, al menos tres ejercicios presupuestarios y afectará a las 9.000 empresas que actualmente facturan más de 10 millones de euros. Los bancos no pagarán un 23% sino que su tipo fraccionado se elevará al 25%.

De esta forma, se recupera el sistema de pagos fraccionados que se estableció en 2012 y que se levantó este año, lo que ha provocado una caída de los ingresos procedentes de Sociedades superior al 25% conforme a los últimos datos de ejecución presupuestaria hasta agosto.

De no hacerlo, explicó el ministro, España no podrá cumplir este año el objetivo de déficit del 4,6% comprometido con Bruselas, dado que la economía española "no se puede permitir" en estas circunstancias una caída de los ingresos por el Impuesto sobre Sociedades.

El ministro también ha insistido en que no se trata de una subida del tipo general del impuesto, sino de los pagos que se adelantan a cuenta, y que al año siguiente con la presentación de la declaración se liquidan las diferencias que puedan existir a favor de la empresa o del Estado. "Es un anticipo a cuenta, como hacemos las personas físicas en el IRPF y a las que 3 de cada 4 les resulta a devolver", ha dicho.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios