Economía

El Gobierno acelera el decreto para anticipar ya el pago de Sociedades

Si el Ejecutivo lo aprueba antes de octubre, las grandes empresas adelantarán el impuesto el próximo mes

El Gobierno acelera el decreto para anticipar ya el pago de Sociedades

El Gobierno mueve ficha para tratar de embridar los desfavorables datos del déficit y acelera la tramitación del decreto-ley para que las grandes empresas anticipen el Impuesto de Sociedadeseste año, a poder ser para el próximo mes, según las fuentes consultadas. El Ejecutivo quiere reinstaurar el tipo mínimo que soportaban las compañías que facturan más de 20 millones de euros en sus pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades para ingresar este año 6.000 millones de euros. Las empresas dividen el pago de Sociedades en abril, octubre y diciembre, por lo que si el decreto-ley se aprueba hasta el 30 de septiembre, las firmas afectadas deberían desembolsar ya en el pago del próximo mes una cantidad que podría alcanzar entre 3.000 y 4.000 millones, lo que enderezaría las cifras del déficit.

De lo contrario debería esperar ya al pago de diciembre, es decir, aprobar el decreto-ley antes del 1 de diciembre, lo que además supondría que las compañías afectadas pagaran de una tacada los 6.000 millones de adelanto que les exige Hacienda, en lugar de hacerlo en dos tiempos.

El Gobierno debe aprobar el decreto en Consejo de Ministros, tras lo que se abre un plazo de 30 días para que el Congreso lo valide. De momento, el Ejecutivo ha acelerado los contactos para conseguir apoyos en el Congreso de cara a la aprobación del decreto ley. El pasado viernes, antes de la votación de investidura, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, se puso en contacto con Ciudadanos para pedirles su voto favorable en la futura validación del anticipo para las grandes empresas. En principio, el partido de Albert Rivera se comprometió a apoyar el texto, si bien exigió verlo y revisarlo antes de que llegue al Parlamento, según aseguraron fuentes de la negociación a ABC.

Al no ser una proposición de ley no se pueden introducir enmiendas, por lo que las fuerzas políticas deben votar a favor o en contra de la totalidad del decreto. Debido a ello, el PP se comprometió a pasar el texto a la formación naranja en los próximos días. Junto a su voto, el Gobierno necesitará más apoyos, pero PSOE e incluso Podemos ya han señalado que verían con buenos ojos la medida, ya que supone un aumento de los impuestos que pagan las grandes empresas.

Como fuere, el tiempo corre, con las elecciones vascas y gallegas a la vuelta de la esquina -se celebran el 25 de septiembre-, por lo que el procedimiento político debe acelerarse para llegar a tiempo. Antes de ello, el Gobierno debe aprobar el decreto en Consejo de Ministros.

El Gobierno ya tiene preparado el decreto ley, señalan estas fuentes, y el propio De Guindos ya anunció en una entrevista con la Cope que el Gobierno lo podría mandar «en las próximas semanas». Un Ejecutivo en funciones puede aprobar un decreto-ley siempre que se acredite su urgencia. Y si no aprueba la norma, España incumplirá este año el objetivo de déficit establecido por Bruselas, del 4,6% del PIB este año, con lo que se arriesgaría a recibir la multa que hace unos meses esquivó por poco.

La adopción de la medida este mes también lanzaría un mensaje de tranquilidad a la UE, inquieta ante la perpetua interinidad del Gobierno y la falta de reformas ante el descontrol del déficit. Una situación que se agrava después de que el Ejecutivo le comunicara que no le entregará plan presupuestario alguno para el 15 de octubre, fecha marcada en rojo por la Comisión Europea para que los estados le remitan sus cuentas para 2017.

El Gobierno de hecho se comprometió con Bruselas a adoptar la medida este año. El decreto fijará que las grandes empresas deberán adelantar en sus pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades, al menos, un tipo mínimo de entorno al 20%. Este tipo endurece la anterior legislación que ahora Hacienda pretende recuperar. Desde 2012 y hasta el año pasado, el tipo era del 12% pero el Gobierno decidió suprimirlo. Ello se tradujo en una caída de la recaudación del Impuesto de Sociedades sin precedentes desde que arranca la serie histórica de la Agencia Tributaria en 1995: entre enero y julio, Hacienda ha ingresado un 85% menos por el tributo -un 40% en términos homogéneos-. Por ello pretende recaudar 6.000 millones este año con la medida.

Así, las empresas anticiparían esta cantidad en 2016, pero después en julio del año que viene liquidarían las diferencias con Hacienda positivas o negativas según les saliera finalmente a pagar más o menos de lo que han adelantado.

Junto a esta medida, el PP también tiene listos los Presupuestos de 2017. Hacienda lleva meses trabajando con los ministerios para completarlos. De hecho Ciudadanos ya ha revisado los grandes números de las cuentas públicas, que cuentan con un techo de gasto y previsiones adaptados al nuevo objetivo de déficit.

Presupuestos en el aire

Sin embargo, este capítulo depende de la formación de Gobierno y Economía ya comunicó a Bruselas que no llegaría a entregar un plan presupuestario antes del 15 de octubre y de que la intención del Ejecutivo es prorrogar las cuentas ante la situación política.

Con esta banda sonora, el ministro de Economía, Luis de Guindos, comparecerá en el Congreso de los Diputados el próximo 15 de septiembre en la Comisión de Economía, precisamente para explicar a la Cámara Baja el adelanto del Impuesto de Sociedades, el cumplimiento del déficit e informar de los presupuestos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios