Los futbolistas del Cádiz CF celebran el pase en Santander.
Los futbolistas del Cádiz CF celebran el pase en Santander.
CÁDIZ CF

Hasta la última gota de sangre

"La ilusión ha vuelto. Y ha vuelto entre otras cosas por la llegada de Álvaro Cervera a la entidad cadista"
Por  16:59 h.

Lo que actualmente está viviendo el cadismo me recuerda a las vísperas de aquellos enfrentamientos entre el Universidad de Las Palmas y nuestro Cádiz CF. Aquella liguilla, que terminó con ascenso en el campo de fútbol, que no estadio, Juan Guedes, acabó con nueve años de nuestro submarino en el ostracismo, y el penalti materializado por Abrahám Paz nos llevó a militar en el fútbol profesional, categoría que nunca debieron perder los nuestros.

La ilusión ha vuelto. Y ha vuelto entre otras cosas por la llegada de Álvaro Cervera a la entidad cadista. Ese hombre bajito, delgado y de aspecto serio, que en LA VOZ de Cádiz adelantamos podría llegar con dos meses de antelación, y que dicho sea de paso fue una apuesta personal de Manolo Vizcaíno le pese a quien le pese, ha logrado en sólo días cambiar a un equipo que lo tenía todo dicho.

Cervera cogió a una entidad metida en puestos de promoción de ascenso pero sin ideas, falto de recursos y desacreditada para una gran parte de la afición ante la fase definitiva. Sin embargo, hoy nuestro equipo sabe a lo que juega, lo hace con humildad y ha dado un giro radical hasta tal punto que a todos los cadistas nos hace soñar.

Pero al indiscutible merito del míster y de quien le trajo, está sin duda la profesionalidad de un plantel cuyos veteranos, a los que destaco muy especialmente, están ofreciendo el máximo que se les puede exigir. Nadie se esconde, y lo más importante, todos están implicados de lleno en derramar hasta la última gota de sangre para sacar al equipo de una categoría que no nos pertenece.

Soy realista y los años que llevo en esto me obligan a ser cauteloso. No será el Hércules una pera en dulce, pero Alicante nos debe una y tiene que ser en esta cuando olvidemos de una vez por todas aquel junio de 2008 donde vivimos el más dramático descenso de cuantos recuerdo en un estadio de fútbol.

Y naturalmente he de referirme a la recibida del equipo este domingo en Carranza. Y lo voy a hacer acordándome de lo vivido hace solo unos días en Santander. Espectacular recibida al Cádiz CF a las puertas del Sardinero y también al equipo racinguista en mayor numero porque le esperaba su afición. No vi helicóptero alguno sobrevolando el estadio, ni policías montados a caballo, ni un mal gesto entre los aficionados de uno y otro equipo.

Y al final, la afición cántabra se puso en pie para aplaudir al Cádiz Cf, lo que también respondieron con grito de ¡Racing! los seguidores del conjunto amarillo. Con ello sólo pretendo decir que ánimo y a recibir al equipo con todos los honores que merece. Nuestros jugadores sabrán valorarlo y de hecho algunos lo andan pidiendo. Esperemos que nadie interrumpa la fiesta. Sería lamentable que decisiones al margen de una fiesta deportiva tomaran protagonismo en un evento muy de los gaditanos y especialmente de los cadistas que sentimos el azul y amarillo en nuestras vísceras.