Manuel Vizcaíno fue manteado por sus jugadores tras el ascenso en Alicante.
Manuel Vizcaíno fue manteado por sus jugadores tras el ascenso en Alicante.
Cádiz CF

El ascenso ha dejado tocados a muchos

Algún día se conocerá cuánto se ha llevado al bolsillo el personaje o personajes
Por  18:13 h.

Tras la ofrenda a la Patrona, nuestra Virgen del Rosario, y posteriormente al Nazareno, a quienes tantas veces imploré y pedí por nuestro Cádiz CF en las retransmisiones radiofónicas, le pedí a José María Aguilera me permitiese una columna que va fuera de su enclave habitual los fines de semana, a lo que el compañero accedió y yo agradezco.

Y lo hice porque me apetece refrendar lo que tantas veces he escrito en La Voz y comentado en Canal Sur en la sobremesa de los lunes. Vizcaíno y Pina terminarían entendiéndose y así ha sido.

Vizcaíno, sevillano para más señas, otrora vilipendiado por no pocos energúmenos basándose en el insulto, en ocasiones dirigidos por un personajillo de poca monta y menor pelaje, ha tenido la grandeza de sacar a nuestro equipo del pozo, lo que para algunos era algo surrealista. Para estos, apoyar a quien solo ha venido a trabajar y sacarnos del ostracismo donde otros, algunos por cierto, gaditanos de golpe en pecho, nos metieron, era una fanfarronada y se nos tachaba de lametraseros, posiblemente, porque todavía hay quienes nos mueven a hacer cosas sin llevarnos un euro al bolsillo.

Algún día, espero que no muy lejano en el tiempo, se deberá conocer cuánto se ha llevado al bolsillo el personaje o personajes a los que me estoy refiriendo, aunque convencido estoy que la Justicia colocará a cada uno en el sitio que le corresponde.

Sepan que la unión hace la fuerza y tanto Vizcaíno como Pina, hombres de fútbol y conocedores de la materia en la que se desenvuelven, saben a ciencia cierta lo que hacen. Por supuesto que tuvieron contactos pese a las desavenencias que en su día mantuvieron, y por descontado que escrito estaba, y me he pronunciado públicamente en no pocas ocasiones dejando constancia de la enorme probabilidad existente para que este día, convencido estoy que feliz para el cadismo, llegase en su momento.

Vizcaíno y Pina nos llevaran a cosas muy grandes en nuestro particular submarino.
En uno de los pasajes del Quijote este le dice a su amigo Sancho “los diablos saben mucho, y, puesto que traigan olores consigo, ellos no huelen nada, porque son espíritus, y si huelen, no pueden oler cosas buenas, sino malas y hediondas. Ellos, donde quiera que estén, traen el infierno consigo”. Y me amparo en esta frase quijotesca, nunca mejor dicho, porque a determinados individuos se les ha acabado la credibilidad si es que algún día la tuvieron. Solo la malacia en sus carnes les puede llevar a un odio tan extremo como malicioso, impropio de un ser humano por mucho que habite entre nosotros. Ni que decir que el ascenso del Cádiz CF les ha dejado tocados, pero, como añade otro pasaje del Quijote, “si te parece que ese demonio huele a ámbar, o tú te engañas, o él quiere engañarte con hacer que no le tengas por demonio”. Dicho esto. Felicidades Cádiz CF. Felicidades por tu ascenso.