Momento en el que Lolo Plá remata para conseguir el 0-1 ante el Mérida.
Momento en el que Lolo Plá remata para conseguir el 0-1 ante el Mérida.
Cádiz CF

Imprevisible realidad

"En esas cavilaciones se enredaba el cadismo hasta que, de golpe, irrumpió un nuevo domingo..."
Por  17:09 h.

Convulsa semana la que hemos vivido, en la que el Cádiz CF se ha plantado de forma imprevisible en octavos de final de la copa del Rey y en la que mantiene la tercera posición en su liga regular, a la misma distancia que la anterior de los puestos de cabeza. La buena imagen mostrada por los amarillos ante el Real Madrid, equipo que permitió que su rival moviera con comodidad la pelota hasta que, por su propia falta de precisión y profundidad, se estrellara él mismo en las inmediaciones del área, quedó eclipsada por la noticia que pronto daría la vuelta al mundo: el equipo más poderoso del planeta había incurrido en alineación indebida e iba a ser eliminado de la competición.

Y para que semejante disloque alcanzara su rematada plenitud, tal circunstancia hubo de suceder en Cádiz. Ni más ni menos. Como si el Madrid no disputara más partidos a lo largo del año. Lo más llamativo del esperpento informativo y de tertulias que invadieron los días posteriores, lo constituye el hecho de que se llegara a considerar al Cádiz CF como único responsable de la eliminación de los blancos, debido a su poco caballeroso comportamiento al no dudar en presentar la correspondiente denuncia. Respecto a lo cual, se han oído y padecido todo tipo de sandeces, emitidas por insignes periodistas en medios de ámbito nacional. Nunca comprenderé cómo, siendo la infracción pública, notoria y universalmente constatada, no actúe de oficio el Comité de Competición. Y tenga que esperar que el rival, modesto en este caso, proceda a la presentación de una denuncia que tantas consecuencias indeseadas le puede suponer en un futuro.

En esas cavilaciones se enredaba el cadismo hasta que, de golpe, irrumpió un nuevo domingo para devolverlo a la inclemente realidad de su pesar cotidiano: otro partido plano y sin apenas juego ni ocasiones de nuestra gran conocida y extensamente sufrida Segunda B. Enésimo empate del Cádiz que sabe a poco y que mucho debe de cambiar si pretende erigirse en un creíble candidato a culminar como campeón de su grupo.