Antonio de María, presidente de Horeca
Antonio de María, presidente de Horeca - FRANCIS JIMÉNEZ
TURISMO

Antonio de María: «Cádiz debe ser segura, estar limpia y tener horarios adaptados al turismo»

El presidente de Horeca opina que el mal uso del sistema de alquiler de pisos propicia la turismofobia

CÁDIZActualizado:

Antonio de María puede ser, a día de hoy, la voz más acreditada en Cádiz para abordar asuntos relacionados con el turismo y la hostelería. No en vano lleva casi 30 años siendo presidente de la Federación Provincial de Hostelería, Horeca, desde 1988. Es propietario del restaurante San Antonio, de gran tradición y arraigo en el casco histórico de la ciudad, y tiene pleno convencimiento de que Cádiz es una ciudad turística de referencia.

¿Cuál es el balance provisional de lo que llevamos de verano en Cádiz respecto a otros años?

–En cuanto a porcentajes de ocupación se ha registrado una importante caída de cuatro puntos en el mes de julio, respecto al año anterior, y una bajada de dos puntos en la primera quincena de agosto en la provincia de Cádiz. La ocupación se encuentra actualmente alrededor del 92%, que es una buena cifra aunque es verdad que no hemos crecido como hemos venido creciendo desde 2013.

¿Cuáles son las causas de esa caída?

–Hay que recordar que el pasado verano sopló fuerte el viento de levante en el litoral gaditano durante casi todo el verano. Es razonable pensar que algunos turistas que vinieron por primera vez el pasado año y sufrieron las consecuencias del levante quizá este año no tenían ganas de repetir.

¿Cádiz es una ciudad turística?

–Realmente no lo es a efectos administrativos. Cádiz no está declarado municipio turístico por la Junta de Andalucía porque, al contar con una población de más de 100.000 habitantes, entraría dentro del Plan de Grandes Ciudades que es donde se contemplarían esas posibilidades como la modificación de horarios comerciales y de hostelería. Sin embargo Cádiz nunca ha querido entrar en ese plan porque es muy costoso, por lo tanto también está fuera de esa categoría. Sí se puede considerar ciudad turística en otros aspectos. En primer lugar por ser capital de provincia y porque aglutina una serie de intereses monumentales e históricos que supone un importante reclamo para el turista que quiere realizar visitas culturales. A ello se le suma el carácter del gaditano y la filosofía ciudadana, de las más valoradas por los turista. El trato del gaditano es amable, cercano y hospitalario y eso es muy importante.

En Cádiz el precio de una habitación de hotel es sensiblemente más caro que en otras localidades cercanas ¿habría que bajar los precios de los hoteles para atraer más clientela?

–Si acaso habría que resvisar los precios al alza porque los precios actuales están por debajo de los de 2007. Hay que tener en cuenta que los precios de cualquier establecimiento son libres y lo que funciona es la oferta y la demanda, los clientes son los que eligen. Por poner un ejemplo, en la zona del Novo Sancti Petri en Chiclana las habitaciones tienen un precio elevado, pero es que según salió publicado recientemente en un portal de comunicación social, esta es la mejor zona del litoral español. Esto quiere decir que todo tiene un precio, y todo es cuestión del servicio, las instalaciones y la ubicación. Jerez por ejemplo ahora en verano tiene precios de temporada baja, porque los turistas lo que vienen buscando ahora es la playa.

¿Horeca está llevando a cabo algún tipo de acción para conseguir la ampliación de los horarios de las terrazas?

–Existe un borrador de la Junta de Andalucía, que se encuentra en fase de estudio y aprobación por parte de los diferentes partidos políticos. En este documento nosotros habíamos pedido un aumento, en una hora más, del horario en todas las facetas, tanto en terrazas como en los locales de hostelería en especial para el verano, porque consideramos que en la vida nocturna, tanto de vecinos como de turistas, aumenta en verano. Esto no se ha contemplado, lo único que se ha incluido en el borrador es que en zonas especialmente turísticas, como pueden ser los paseos marítimos, los ayuntamientos podrán ampliar el horario de las terrazas en 30 minutos, pero la condición es que hay que obtener el visto bueno de los vecinos residentes a una distancia de 100 metros a la izquierda y 100 metros a la derecha de la terraza, y yo creo que eso será imposible, es una medida sin sentido y creo que se ha puesto para evitar que se puedan ampliar los horarios. Este reglamento, en relación a las terrazas, sería de aplicación en todos los municipios, independientemente de que sea zona turística o no.

¿En qué punto se encuentra la elaboración del Reglamento municipal para la regulación de las terrazas en la ciudad de Cádiz?

–Se ha estado trabajando durante mucho tiempo en un reglamento en el que hemos participado muchos colectivos pero había determinados puntos que eran inasumibles por parte de la patronal de hostelería, como por ejemplo que la terraza ocupe solamente el ancho que ocupa la fachada del local. Esta medida podría coartar la actividad de muchas terrazas que, en la actualidad, ocupan espacios aledaños con el permiso de los vecinos. Además esta medida carece de sentido en las plazas, un ejemplo claro lo tenemos en la plaza de Mina donde las fachadas de los locales son muy estrechas con lo cual se tendría que reducir en gran medida el número de mesas. Parece ser que en el mes de septiembre se va a retomar la negociación de este reglamento pero partiendo de cero. Yo considero que esto es muy negativo puesto que se dan pasos hacia atrás en todo lo que ya habíamos avanzado. Vaya por delante que nosotros siempre hemos dicho que se atienda primero las demandas del resto de colectivos y que cuando esas cuestiones estén recogidas, entonces se atiendan las nuestras.

¿Hay algún aspecto negativo que haya afectado de manera directa al sector?

–La supresión de la iluminación de la playa. Eso ha caído como un jarro de agua fría a los visitantes y a los hosteleros. No tiene sentido cumplir a rajatabla esa medida porque ha tenido más perjuicio que beneficio. Si la excusa era el dinero, desde horeca le hubiéramos pagado encantados al Ayuntamiento el gasto de la iluminación. Luego se dijo que era por la contaminación lumínica, pero en los años que eso llevaba puesto no se ha detectado ningún comportamiento extraño en la fauna del litoral, no hay un estudio que lo acredita. Esto ha sido más por satisfacer la demanda de un grupo de votantes, pero no se ha tenido en cuenta el ‘medio ambiente’ de la ciudad a nivel turístico. El Ayuntamiento no ha sopesado bien esa decisión.

¿Ha llegado a cádiz la turismofobia?

–No y espero que todo quede en un conato, más aún después de lo que ha ocurrido en Barcelona porque imagino que una de las preocupaciones que habrá ahora en esa ciudad será qué va a ocurrir con su turismo. La turismofobia es un hachazo a la primera línea de creación de riqueza de muchas ciudades. Además el turismo es una industria blanca que no contamina, salvo en ocasiones indeseables que no son producidas por la industria turística, sino por la mala utilización de los alquileres, porque las viviendas de los ciudadanos han pasado a alquilarse a los turistas, y esto es lo que genera situaciones conflictivas al tener a los turistas conviviendo con los ciudadanos. De hecho, uno de los requisitos que deben cumplir los establecimientos destinados a hospedaje es que el edificio entero tiene que estar destinado a tal fin. En este sentido hay que destacar que las administraciones muchas veces se desdicen de las cosas que hacen y tienen que ejercer un control sobre este tipo de alquileres. En Andalucía existe un decreto elaborado por la Junta, pero está incompleto. Otro problema es que no hay un control fiscal sobre la mayoría de alquieres turísticos, porque no se emite factura, esto da lugar a muchos casos de fraude.

¿Hacia qué modelo turístico debe caminar la ciudad de Cádiz?

–En ocasiones los turistas te eligen por aspectos que quizá no has contemplado a la hora de planificar un modelo turístico, por eso creo que no es tan necesario definir un modelo sino que la ciudad lo que tiene es que estar limpia, ser segura, estar bien acondicionada, tener horarios adecuados a la demanda de los turistas, porque el turista hace turismo todos los días, no puede encontrarse con que un día está todo cerrado. También tiene que ofrecer oferta nocturna, porque el que está de vacaciones quiere salir por la noche, sobre todo si tiene una edad entre 25 y 45 años, es lo normal salir a tomar una copa. La ciudad lo que tiene que hacer es tener toda esa oferta a disposición del que venga.

¿Qué opina sobre el aprovechamiento del turismo náutico?

–Pienso que el turismo náutico no está aprovechado en la Bahía, sobre todo en el aspecto deportivo. La Bahía presenta unas condiciones excepcionales para hacer competiciones náuticas y nadie se explica por qué no existe una industria en torno a ese turismo deportivo náutico. Pero no sólo en cuanto a barcos, sino también motos acuáticas por ejemplo o la práctica de otros deportes acuáticos. Se podrían hacer competiciones internacionales que adquieran cierto prestigio. Tampoco está aprovechado el turismo subacuático. Todo ello supone una serie de oportunidades que Cádiz aún no ha sabido aprovechar. Pero creo que no es un problema sólo de Cádiz, sino de toda la Bahía. Creo que la Mancomunidad de Municipios debería impulsar acciones en este sentido.

En cifras, ¿cuánto aporta el turismo a la economía de la ciudad?

–El turismo supone aproximadamente el 12% del PIB de la ciudad de Cádiz. Así dicho puede parecer poco pero hay que tener en cuenta que, si estamos hablando de dinero, la facturación de los astilleros, por ejemplo, es mucho mayor. No obstante es turismo es, sin ninguna duda, la primera actividad de la ciudad.

¿Cádiz sufre de estacionalidad en cuanto al turismo?

–Cádiz tiene turismo todo el año porque es la capital y porque tien unos referentes históricos y monumentales que ya hemos mencionado. Muchos turistas vienen a quedarse en Cádiz y luego hacen excursiones de un día a ciudades como El Puerto, Jerez, Sanlúcar o incluso a Gibraltar. Cádiz es referencia en la provincia durante todo el año.