Sociedad

Las niñas de Almuñécar que iban a ser vendidas piden que no se les busque

Desaparecieron la semana pasada del centro de acogida en el que estaban desde que fueron apartadas de sus familias

Las dos menores fugadas de un centro de acogida intentaron ser vendidas por sus propios padres
Las dos menores fugadas de un centro de acogida intentaron ser vendidas por sus propios padres - FRANCIS SILVA

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha asegurado este jueves que las dos menores que se encontraban en un centro de acogida después de que sus padres las quisieran vender para que se casaran con jóvenes de otro clan y que desaparecieron la semana pasada, se han marchado de forma voluntaria y han pedido que no se les busque.

Como adelantó ABC este miércoles, las adolescentes salieron del centro de acogida —en el que no están recluidas y tienen libertad para salir— para disfrutar de un permiso de paseo. Las alarmas saltaron cuando no regresaron a la hora acordada, por lo que la dirección, tras esperar un tiempo prudencial, y teniendo en cuenta la delicada situación personal de ambas, decidió interponer una denuncia por desaparición en la Policía Nacional.

«No hay que sacar conclusiones definitivas», ha señalado Sanz, quien ha informado de que en este tiempo han contactado en varias ocasiones alegando que «se encuentran bien y que no las busquen».

El delegado del Gobierno, no obstante, ha matizado que se «trata de menores» y «se seguirá trabajando» en su localización. Pero al margen de que la operación siga y se actúe con la «prudencia» que requieren estos casos, la información de la que se dispone «permite transmitir un mensaje de tranquilidad» respecto a que no se «trata de otro tipo de situaciones».

Las víctimas fueron apartadas de sus familias cuando las autoridades supieron que debían contraer matrimonio con adolescentes de otro clan, por lo que los progenitores iban a recibir un primer pago de 3.500 euros y un segundo que incluía 100 botellas de whisky, dos ovejas y un cerdo.

La investigación que puso relieve esta situación arrancó gracias colaboración ciudadana. Una persona, según las distintas fuentes consultadas, contactó con los Servicios Sociales del citado municipio granadino  tras llegarle información de que dos menores que conocía iban a ser vendidas por su propia familia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios