REPORTAJE GRÁFICO: RICARDO GARCÍA

El pederasta británico, un «sucio bastardo» escondido entre compatriotas en Albox

La Policía Nacional y la NCA británica han conseguido detener a uno de los pederastas más perseguidos del mundo en la localidad almeriense

AlmeríaActualizado:

Buscando el anonimato llegóRoger B. H. de casi 74 años a Albox. «Siempre pensé que era un tipo raro, nunca se sabe con quién estas hablando realmente», advierte uno de los pocos británicos que cree haber visto al presunto pederasta acusado de 53 delitos cometidos a miembros de su familia durante cuarenta años. La Policía Nacional y la británica National Crime Agency (NCA) consiguieron localizarlo y lo detuvieron en el interior de su vivienda.

El prófugo llegó desde Málaga a la localidad almeriense hace apenas seis meses, según explican desde la protectora Maz’s Canine Rescue, los encargados de ir a recoger los animales que vivían con Roger. El prófugo tenía un gato negro que está totalmente ciego y un perro, ambos se encontraban bien cuidados tal y como comprobaron los veterinarios de la clínica Nexo. Las mascotas del detenido están actualmente en adopción, aunque no se ha desvelado su nombre para preservar el origen de estos.

Los británicos residentes en Albox coinciden en estar muy contentos porque se haya atrapado a «este sucio bastardo». «Todos buscaban su nombre, a la comunidad extranjera no le gusta este tipo de personas», afirma la presidenta de la asociación Abusos Urbanísticos Almanzora No (AUAN), Maura Hillen.

Por ello se preguntan si «Albox es la prisión abierta más grande de Gran Bretaña». La noticia de la detención del pederasta les ha sorprendido de forma negativa. Una comunidad británica que representa más del 34% de un total de 11.696 personas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2018. El municipio cuenta con más de treinta pedanías, con numerosas viviendas, muchas de ellas ilegales, fruto del boom urbanístico de hace dos décadas.

Roger pasó desapercibido en el sur de España huyendo de los abusos cometidos sobre hermanos, primos y sobrinos con edades comprendidas entre cinco y 16 años entre los años 1956 y 2000. El ciudadano británico, que ya ha pasado a disposición judicial, fue localizado gracias a la estrecha colaboración de las policías española y británica.

El arresto se produjo durante la madrugada del pasado fin de semana, del viernes al sábado, por una veintena de agentes de la Policía Nacional que viajaron desde Madrid hasta Albox. En el marco de las actuaciones conjuntas que llevan a cabo, desde que Reino Unido dio la alerta hace varios años se ha llevado a cabo un intenso trabajo hasta conseguir encontrar su paradero porque «estaba oculto» entre la población inglesa.

«Sabemos que vivía aquí, pero no tenemos más información ya que todo se ha llevado con máxima discreción. Estamos muy satisfechos de que hayan conseguido localizarle. No tenemos constancia de que hubiera dado problemas ya que los delitos los cometió en su país. Sin duda, nos quedamos más tranquilos de que no esté en nuestro pueblo y tenemos que estar agradecidos por ello», precisa el alcalde de Albox, Francisco Torrecillas.

El detenido, que apenas hablaba español según fuentes policiales, residía en La Aljambra, una pedanía ubicada a dos kilómetros de Albox que cuenta con unos mil vecinos. Una zona rural con chalés independientes cuya única unión es el camino de acceso a la barriada. La disposición de las viviendas habría facilitado que la operación policial hubiera pasado desapercibida.

Los vecinos consultados desconocen su identidad, pero condenan gravemente los hechos que habría cometido a miembros de su familia. «Preferimos no saber quién es, no se debe juzgar en prensa, sino los tribunales son los que deben hacer justicia y si ha llevado a cabo todos esos abusos deberá pagar por ellos», indica Rose Haime, una ciudadana británica residente.

En Albox la vida continúa. Ingleses y españoles conviven, aunque no existe una integración real. Ambas comunidades mantienen sus propias costumbres, cuentan con sus propios comercios y se benefician de los servicios que puede mantener el municipio debido a su nivel poblacional. Incluso cuentan con una propia biblioteca donde además de libros se pueden encontrar películas o juegos todos exclusivamente en inglés, aunque su acceso está abierto a toda la población independientemente de su nacionalidad.

Este «propio mundo» que han creado los británicos es uno de los factores que hacen que peligrosos criminales puedan pasar desapercibidos. Una situación que se puede extrapolar a otras provincias donde han proliferado las colonias de extranjeros que buscan su retiro en la costa mediterránea.

En busca de criminales ocultos en el litoral mediterráneo Personas buscadas por asesinatos, delitos sexuales, tráfico de drogas y secuestros. Así son los perfiles de los criminales británicos ocultos en el litoral español. La organización benéfica inglesa Crimestoppers realiza de forma periódica llamamientos para solicitar información sobre estos fugitivos que se resguardan entre los miles de compatriotas que eligen su residencia en provincias como Almería, Málaga o Granada.

La organización, que colabora con la National Crime Agency (NCA), pide la ayuda de ciudadanos británicos a través de la difusión de imágenes de los delincuentes que podrían haber encontrado un refugio en el sur de España. Una estrategia que funciona a largo plazo y que ha conseguido detener a peligrosos fugitivos que mantenían una vida aparentemente normal, a pesar de haber cometido graves delitos en Reino Unido.

«Crimestoppers garantiza el anonimato, nadie nunca sabrá quién ha dado la información ni tendrá que dar una declaración», explican en su web. En 2006 comenzaron las denominadas «Operación Captura», una campaña conjunta del Reino Unido y España, dirigida a los más buscados de la NCA en nuestro país.