Es noticia:

Gran Hermano Dúo Lágrimas, machismo, tongos, adicciones y amenazas: las polémicas más sonadas de «GH Dúo»

El nuevo «reality» de Telecinco apenas ha cumplido un mes de vida, pero las disputas entre los aspirantes llevan más que presentes desde el primer día de convivencia

Kiko Rivera y su mujer, Irene Rosales, en «GH Dúo»
Kiko Rivera y su mujer, Irene Rosales, en «GH Dúo» - MEDIASET
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Gran Hermano Dúo» arrancó hace casi un mes y como no podía ser de otro modo, lo ha hecho colmado de polémica y controversia. Con todos los aspirantes pensando en conseguir el premio final de 100.000 euros, la mecha de la convivencia no ha tardado en prenderse y en estas semanas que van de concurso, los roces entre varios aspirantes (o casi todos, mejor dicho) han estado a la orden del día.

En la primera gala del concurso ya se vivió un momento tenso entre Alejandro Albalá y Kiko Rivera. Ambos fueron cuñados en el pasado, por la relación sentimental que Albalá mantuvo con Chabelita Pantoja. Aunque ahora, en su vídeo de presentación para entrar al programa, Rivera aseguró que el joven había «aprendido a hablar desde que está en la tele», aludiendo a que Albalá era «tímido» cuando comenzó a salir con Isa Pantoja. El joven no se tomó bien su comentario y contraatacó. «Que aprenda él a cantar», sentenció, en presencia de Sofía Suescun. Minutos después, ambos se encontraron en la casa y Sofía caldeó el ambiente. «Ha dicho que no sabes cantar», le dijo a Rivera. «Bueno... pues este “cantante” tiene dos discos de oro», respondió el hijo de Pantoja, en un clima de alta tensión.

Apenas unas horas después de aquel primer roce, llegó la primera gran bronca de «GH Dúo», protagonizada por Sofía y Raquel Lozano a los dos días de entrar a vivir en Guadalix de la Sierra. Ambas tenían cuentas pendientes, pues en su día estuvieron enfrentadas por el idilio sentimental que las dos tuvieron con el exconcursante de «Gran Hermano 16» Suso Álvarez cuando los tres formaron parte de aquella edición anónima del formato de Telecinco. Con sus rencillas en la retina, todo estalló cuando Sofía encontró a Raquel y a Fede Rebecchi hablando acerca de ella en la casa. En ese momento, las dos se empezaron a chillar. «¡No me gustas y no me vas a gustar nunca!», atacó Sofía, fuera de sí.

El «machismo» de Ylenia, Antonio Tejado y Fede

Lo cierto es que el paso de Sofía por «Gran Hermano Dúo» está siendo un tanto accidentado. Poco después, tuvo una fuerte discusión con Ylenia. Ambas riñeron y Sofía tachó de «falsa» a la exconcursante de «Gandía Shore», que respondió a su manera días después. En una conversación con Carolina Sobe en una fiesta que hicieron en la casa, preguntó acerca de dónde se encontraba Sofía. «Me ha dicho: “¡Ay tía, es que yo paso de bailar! Es que yo no bailo”», contestó Sobe. Ylenia respondió, con sorna, con un comentario que fue calificado en redes sociales como machista. «Solo baila en la cama, ¿no?».

De machismo también fue acusado desde que accedió a la casa el italiano Fede Rebecchi, primer expulsado de «Gran Hermano Dúo» y duramente criticado en el programa por sus actitudes hacia las mujeres y especialmente, hacia Ylenia. Como también lo ha sido Antonio Tejado, colaborador de «Sálvame» y parte de «GH Dúo», que en su conflicto con su expareja, la ya expulsada Candela Acevedo, ha sido tildado de «machista», «asqueroso» o «manipulador».

A cuenta de Tejado, por cierto, el programa también recibió sus primeras acusaciones de «tongo». En la Gala 4, con él y la cantante Yurena –antes conocida como Tamara– como nominados definitivos, el presentador Jorge Javier Vázquez anunció que Yurena era la expulsada de la semana con un 63,2% de votos del público. Un porcentaje que escamó a la audiencia, que especialmente en redes sociales no ha dejado de manifestar su aversión hacia Tejado. En ese sentido, muchos espectadores denunciaron en Twitter que el programa habría «manipulado» las votaciones para salvar a su colaborador de la expulsión. Entretanto, Yurena cargó directamente contra sus seguidores. «No me han arropado».

De María Jesús Ruz a la confesión de Kiko Rivera

Más allá de ello, la confrontación también ha estado más que presente con uno de los dos tríos que hay en el concurso: el compuesto por Carolina Sobe, Julio Ruz y María Jesús Ruiz. Los dos últimos estuvieron varios años juntos, en los que construyeron un vínculo que ha terminado por ser muy frágil. Por ello, no han dejado de insultarse desde que entraron en Guadalix, y en una de sus discusiones, Ruz dejó un alegato interesante contra el maltrato. «Mejor no haberte querido tanto como lo han hecho otros a los que has denunciado por hacerte cosas malas», aseveró. En los últimos días, la guerra entre ambos se ha avivado incluso más. Sobe, por su parte, terminó llorando en plató y en pleno directo después de que Vázquez incidiese varias veces en que hablase de los entresijos de su relación con Ruz, con el que mantuvo un «affaire». La concursante se negó en reiteradas, pero la insistencia de Vázquez hizo a la aspirante romper a llorar, por lo que el presentador fue duramente criticado en redes sociales.

Pero si hay algo dentro de «GH Dúo» que ha destacado con respecto a cualquiera de las ediciones del programa que Telecinco haya celebrado con anterioridad, ha sido el hecho de que el espacio fuese utilizado como el vehículo a través del que Kiko Rivera haya confesado que estuvo enganchado a «la marihuana, el hachís y la cocaína». «No lo he dicho nunca, pero en un determinado momento de mi vida, y de ahí viene en gran parte mi depresión... estuve con adicción a las drogas. Lo pasé muy mal, tenía una juntera muy mala. Todos esos bajones yo pensaba que se iban a solucionar con eso. Estaba enganchado», desveló el disyóquey en «Gran Hermano Dúo», ante el estupor de la audiencia. «Estás luchando contra algo que en estos momentos está sufriendo muchísima gente y que al verte, está pensando... “Si él ha salido, ¿por qué yo no?”», le dijo Vázquez, que aplaudió su osadía ante lo que acababa de relatar delante de toda España.

Una confesión que, por otro lado y tal y como aseguró el colaborador de Telecinco Alessandro Lecquio, podría haber estado «pactada» con el programa, por lo que el espacio fue duramente criticado. Como un resorte, Vázquez salió al paso de los rumores y los desmintió. «¿Tú te crees que una productora va a emitir este bombazo a las 00.45 de la mañana? Lo hubiéramos puesto a las once de la noche», sentenció el presentador a ese respecto.

Las broncas, al orden del día

Rivera, por cierto, también acaba de protagonizar otra de las discusiones más sonoras en lo que va de concurso. En concreto, la tuvo en esta Gala 5 con Fortu Sánchez, vocalista de la reconocida banda de heavy metal Obús. A grito pelado, ambos criticaron mutuamente sus habilidades musicales y dejaron clara la repulsa que sienten por el otro. Fortu, que se refirió como «pantojo» a Rivera, le dijo que todo lo que era en la vida era gracias a su «apellido». «¡Me importas un carajjo!», le gritó, mientras denunciaba un presunto «trato de favor» del programa hacia Rivera. Una cuestión a la que también se había referido Yoli, su mujer, poco antes. «¿Alguien más lo piensa?», preguntó Vázquez en plató. Todos los concursantes callaron. «Normal. ¡Están acojonados!», rubricó Fortu.

Entretanto, el cantante también se enzarzó con Ylenia, que insultó con fiereza al vocalista. «¡Falso! ¡”Matao”! ¡Arrastrado!», le espetó, aunque después arreglaron sus problemas. No así con Rivera, con el que Fortu no logró solventar sus diferencias. Ambos, así las cosas, continúan enfrentados en un «GH Dúo» en el que no para de crecer la polémica.