Es noticia:
«La favorita»

Rachel Weisz: «El siglo XVIII era una época más libre, las aristócratas podían hacer lo que les diese la gana»

La actriz británica repite tras «Langosta» con el particular director Yorgos Lanthimos en «La favorita», un drama palaciego lleno de intrigas y amor

Rachel Weisz, en una escena de La favorita, donde interpreta a Lady Sarah
Rachel Weisz, en una escena de La favorita, donde interpreta a Lady Sarah
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Rachel Weisz es una gema en Hollywood. Dueña de un Oscar, un Globo de Oro y un premio Screen Actors Guild por su papel en «El jardinero fiel», Weisz va camino de nuevo al Oscar interpretando el papel de Sarah en «La favorita», una mujer poderosa, compasiva y de gran voluntad que controla el destino de Inglaterra y las emociones de la Reina Ana.

P - ¿Cómo cree que reaccionará la Familia Real inglesa?

R - No lo sé. No sé si verán la película. Hay cartas de amor muy apasionadas entre mi personaje y la Reina; estaban obsesionadas la una con la otra. Es posible que solo fueran amigas. No lo sabemos. Los directores pueden escribir fantasías, pero cuando las personas se quedan solas, detrás de puertas cerradas... Entonces, entra la ficción, y llegamos a soñar. Los escritores sueñan con lo que podría haber ocurrido a puerta cerrada. Ese es mi trabajo. Es el material de la fantasía, y estoy realmente conmovida por la idea de que tal vez fueron amantes, pero no puedo probarlo.

P - En «La favorita» y «Disobedience» interpreta a mujeres cuyos deseos son mal vistos. ¿Se siente cómoda con ese tipo de papeles?

R - No creo que nadie en esta habitación se sienta a disgusto con el papel de Sarah. Pero no estoy tan segura de que en 1708 no importara lo que estas mujeres estaban haciendo. Todavía no había consentimiento legal del amor entre mujeres. Pero ese tema es muy largo, lo dejamos para otro día.

P - Por lo que sabemos, podría haber sido una época más libre que la actual.

R - Realmente lo fue. Creo que la Reina Victoria no creía que dos mujeres pudieran estar juntas, y por eso no lo legisló. Pero estas mujeres hicieron lo que quisieron, cuando quisieron, y no creo que nadie frunciera el ceño. Eran aristócratas y podían hacer lo que quisieran, lo que les diese la gana.

Pregunta - ¿Le gustó volver a trabajar con Yorgos Lanthimos?

Respuesta - Mucho. Fue increíblemente emocionante volver a trabajar con él tras «Langosta». Este es un trabajo muy al anterior, un universo inventado, y esto es parte de la historia británica. Sé cómo le gusta trabajar: el no habla de nada. Así que no hay discusión sobre la motivación del personaje o la psicología. Pasamos tres semanas ensayando, donde nos obligó a hacer cosas ridículas para que no nos sintiéramos demasiado avergonzadas entre nosotras.

P - ¿Investigó sobre su personaje?

Leí una biografía y también vi algunos retratos. Pero es la versión de Yorgos.

P - Esta película tiene como protagonistas a tres mujeres fuertes y no hay un rol masculino poderoso. ¿Inspirará a la mujer en las generaciones futuras?

R - Estoy de acuerdo. Este es un filme para una nueva generación de chicas: las mujeres jóvenes necesitan ver este tipo de historias y verse representadas. Para personas que nunca han sido representadas en papeles centrales, ésta es una gran película. Cuando leí el guion, no pensé en tres mujeres, solo sentí que era un gran papel para mí y para otras dos personas de mi género, simplemente. Me pareció algo natural y normal. Hablo con mujeres todo el tiempo. Soy una mujer. Esta historia la escribió Yorgos hace diez años, mucho antes del #MeToo. Es una coincidencia que se estrenara este año, cuando está surgiendo esta conversación sobre las mujeres, que es muy importante. Pero decir «¡Bien hecho, tres mujeres liderando una película!» es casi ser condescendiente con las mujeres.