Es noticia:
0
Clip de «La favorita», con el elenco hablando del rodaje

Los secretos de las relaciones de poder en «La favorita» explicados por Emma Stone y Rachel Weisz

ABC Play ofrece en primicia un clip de la película donde sus protagonistas, Olivia Colman, Emma Stone y Rachel Weisz, desgranan sus secretos

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El escenario de «La favorita» ha sido extraído de la historia real, del mundo oculto de la reina Ana de Inglaterra (Olivia Colman), la última (e históricamente más ignorada) soberana de la Casa de los Estuardo quien, a pesar de ser tímida y tristemente conocida por padecer de gota, reinó cuando Gran Bretaña se convirtió en una potencia mundial. Es a través de las intrincadas relaciones de Ana con otras dos mujeres de gran astucia y ambición –su amiga íntima de la infancia y asesora política, Lady Sarah (Rachel Weisz), y Abigail, la prima pobretona de esta convertida en una criada en busca de ascenso social (Emma Stone)– que la película se sumerge en un torbellino de manipulaciones y emociones que definen la expresión «intriga palaciega».

«La favorita», de Yorgos Lanthimos, es la primera película de época del cineasta. Esta se desarrolla en el extravagante marco aristocrático de la realeza del siglo XVIII. Una historia oscura además de cómica sobre tres mujeres extremadamente dominantes que compiten con total desenfreno por el amor, el favor y el poder; una escena que, en realidad, parece muy actual.

La película crea su propio universo lleno de vida. Lanthimos juega libremente con los sucesos externos del día que motivan y están al servicio de la vida interior y la política personal de sus personajes. Especulaciones aparte, nadie sabe lo que realmente ocurrió de forma verbal, física o de cualquier otra tras las puertas de la corte de la reina Ana, y menos aún en su cama.

Para un relato de tal magnitud histórica, «La favorita» se desarrolla en un mundo muy aislado: en gran medida dentro de los confines del Palacio Real, donde discurren juegos de poder, seducciones, lanzamientos de naranja roja y las ocasionales carreras de patos o de langostas, lejos de la realidad del mundo exterior.

Aunque la película se presenta como una comedia de alcoba con consecuencias a nivel mundial, el guionista, Tony McNamara, que trabajó estrechamente con Lanthimos a partir de un guion original de Deborah Davis, coincide en que, en última instancia, es una historia de amor. «La historia trata sobre cuán complicado es el amor y cómo tu identidad como persona puede ser tergiversado y deformado por esas complicaciones», comenta. «Lo llamamos una tragedia cómica y eso es lo que es. Trata sobre personas que se aman, pero hay muchos otros aspectos de su personalidad y de lo que aspiran a obtener en la vida que se interponen en aquel amor».