La pedanía de la justicia

Buenos días. Vengo a que me hagan una casa para mi familia

Adolfo Vigo
Actualizado:

Buenos días. Vengo a que me hagan una casa para mi familia. –Bienvenido, aquí tenemos una ya hecha que le iría de maravilla. –Pero mire usted, es que yo quería una recién construida para mí y mi familia, y esta que me ofrece usted ya está hecha y no es donde tengo el terreno. –Sí, sí, pero mire que jardines protegidos tiene, mire la ubicación. –Oiga, pero esta casa no se adapta a mi familia. Además, que no tiene habitaciones para todos los miembros. –Sí, bueno, eso son menudencias…

Pues eso, más o menos, es lo que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Cádiz es lo que están haciendo con la Ciudad de la Justicia. Después de marear la perdiz, en este caso la toga, y tras ofrecer varios sitios para realizar un complejo que se adaptara a las necesidades de los operadores jurídicos, que satisficiera las demandas de los implicados en el día a día en este tema, se nos ofrece un parche de «ciudad». No solo no se va a realizar una ciudad de nueva planta, acorde con las necesidades de las personas (abogados, jueces, funcionarios, graduados sociales, ciudadanos…) que se ven afectadas al tener que acudir a juicio, y que les puedo asegurar que no son pocas cada día, sino que nos van a meter en unos edificios ya hechos. Tendremos que ver como las salas de vistas, las oficinas de los trabajadores, los calabozos etc… se tendrán que adaptar a espacios ya existentes y que en muchos casos, como ocurre en la actualidad, se verán reducidos a espacios minúsculos donde los profesionales nos veremos encorsetados. Como ocurre en la actualidad, seremos testigos de como no habrá, por ejemplo, una sala preparada como tal para reservar a las víctimas de determinados delitos y terminarán hacinadas en cuartos de las escobas reconvertidos en salas de espera.

Tendremos una Ciudad de la Justicia que, para colmo, no estará ni completa porque por lo que se ve la Audiencia Provincial no tiene espacio para entrar en esos anteriores depósitos de tabaco. Es curioso que se pretende unificar todas las sedes judiciales de la ciudad pero se deje fuera a la Audiencia, y no solo eso, si no que se queda en la otra punta de la ciudad, volviendo a tener a los ciudadanos y profesionales de un lado para otro de la ciudad.

Y todo esto porque la Junta, en lugar de gastarse el dinero en iniciar el proyecto desde su origen, como ha hecho en otras ciudades andaluzas, en Cádiz pretende ahorrarse el dinero. No gastar en la Justicia en nuestra ciudad y dejar de invertir el dinero en este proyecto aprovechando y reutilizando lo ya existente, aun cuando no se acomode a las necesidades de los ciudadanos y profesionales.

Al final, como dijo Antonio Saldaña en su día, más que una Ciudad de la Justicia, Cádiz se tendrá que conformar con una pedanía. Y es que a la Junta de Andalucía no le importa lo que ocurre aquí y el Ayuntamiento está loco por poder decir que han sacado adelante un proyecto en cuatro años, aun a costa de ser una chapuza.

Y, para colmo, nos salen con la idea de crear una Ciudad de la Educación donde se iba a edificar la Ciudad de la Justicia. No sé si nos toman por tontos o a estas alturas se siguen pensando que nos vamos a seguir creyendo las promesas que nos hagan.

Adolfo VigoAdolfo VigoArticulista de OpiniónAdolfo Vigo