OPINIÓN

Cádiz de Oz y el camino de baldosas verdes

El carril bici será ese mágico sendero que recorrerán quienes quieran pedirle un deseo al alcalde

Actualizado:

En otro artículo (no soy tan vanidoso como para pensar que lo haya leído), hacía una recopilación de epítetos que se le pueden dedicar a Cádiz. No fue un mal artículo, pero tampoco lo suficientemente bueno como para que viniera alguien a partirme la cara por pasarme de tonto, una moda tan actual y alarmantemente grosera como ir con los tobillos al aire (jóvenes, ¿ésta es vuestra revolución?) o las imitaciones de leopardo (miau). El caso es que entre los piropos que le dedicaba a Cádiz, a guisa de cutre comparsista que mendiga un retuit, no estaba el de ‘Oz de Cartago’, porque me parecía pedante y algo forzado. Tampoco quería que quienes ahora recuerdan la memoria que obligaron a