María Gómez (i), en directo en Mediaset.
María Gómez (i), en directo en Mediaset. - Mediaset

Una reportera de Mediaset denuncia el acoso machista del Mundial

María Gómez, enviada especial a Rusia, ha alzado la voz para quejarse de las numerosas agresiones que están recibiendo algunas periodistas por parte de aficionados

Actualizado:

No es la primera vez que pasa. De hecho, lamentablemente, es una imagen habitual en los telediarios y, en los últimos años, también en las redes sociales. El típico aficionado que, borracho o venido arriba por la euforia de la fiesta que supone un Mundial, se acerca a una reportera que está ejerciendo su trabajo para molestarla.

Eso está ocurriendo, y mucho, en Rusia durante el campeonato del mundo y por eso la periodista María Gómez, de Mediaset, ha querido mandar una denuncia en defensa de las profesionales de la información que son asediadas a diario por aficionados sin respeto:

«La indignación empieza a ser cada día más potente. Cada vez nos llegan más noticias de reporteras, y en este caso nos incluyo, incluyo a mi compañera Cristina, que mientras estamos trabajando en la calle con aficionados pues hay maleducados, no voy a decir listos porque más bien son todo lo contrario, gente con copas de más, o ni siquiera, que de pronto se abalanzan sobre nosotras, o intentan darte un beso o te molestan mientras estás trabajando».

«Se abalanzan sobre nosotras o intentan darnos besos mientras estamos trabajando»

María insiste en su denuncia: «Lo habréis visto seguro. En los momentos en los que hay muchos aficionados se produce la avalancha en la que tienes miedo, lo primero de caerte o de que vaya a pasar cualquier cosa. Nosotras al principio hacíamos la conexión desde la calle y nos vinimos aquí (a lo alto de un edificio) después de que un listo nos hiciera lo mismo que le hizo a una compañera alemana, a una colombiana y la última a una brasileña, que tuvo que enfrentarse a un listo que intentó darle un beso en directo».

Tras poner el vídeo en directo, María mandó un último mensaje a los espectadores de Mediaset: «Me parece surrealista que lo tengamos que pedir, no sé si hace falta aclararlo, pero basta ya de este tipo de actitudes, basta ya de este tipo de hombres, somos trabajadoras, no somos floreros esperando besos que no pedimos, no somos muñequitas que estamos en la calle, somos profesionales y pedimos simplemente respeto. Entedemos la euforia, la alegría, pero vamos a acabar con este tipo de situaciones más propias del Pleistoceno».

«Basta ya de este tipo de actitudes, no somos muñequitas que estamos en la calle, somos profesionales que pedimos respeto»