Vehículos de color blanco en Turkmenistán
Vehículos de color blanco en Turkmenistán - LAIKA AC / CC BY-SA 2.0

Turkmenistán prohíbe los coches negros y conducir a las mujeres porque causan «más accidentes»

Los locales atribuyen la decisión a la pasión por el blanco del autócrata que gobierna el país desde 2006, Gourbangouli Berdimukhamedov

Actualizado:

Turkmenistán, una ex república soviética situada en Asia central, ha prohibido desde el uno de enero los vehículos de color oscuro, y también que las mujeres conduzcan. Según «Le Monde», el país, gobernado desde 2006 por el supersticioso autócrata Gourbangouli Berdimukhamedov, ha justificado la segunda de las decisiones por la supuesta mayor peligrosidad de las conductoras, algo que argumentó con estadísticas oficiales el ministro del Interior del país, Iskander Moulikov.

Gurbanguly Berdimuhamedow y Angela Merkel, en 2016
Gurbanguly Berdimuhamedow y Angela Merkel, en 2016- Reuters

En España, las estadísticas certifican más bien lo contrario. Las mujeres no sólo reciben menos multas que los hombres -apenas el 17% de las mujeres que conducen han sido multadas por exceso de velocidad, y sólo un cuarto del total de mujeres conductoras han sido multadas- sino que su siniestralidad es sensiblemente inferior a la de los varones. Un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid presentado el año pasado y con datos de entre 2011 y 2013 afirma que, en el tramo de edad de los conductores de 30 a 54 años, la tasa negativa para los hombres es de cinco veces más de accidentes y mortalidad que la de las mujeres.

Respecto a la primera decisión, la de prohibir los vehículos de color negro -que otros medios locales, como «Chroniques de Turkmenistan», extienden también a los azules, rojos y verdes- nada se ha argumentado como justificación, aunque los ciudadanos locales apuntan a la preferencia del presidente por el color blanco, que se considera asociado a la fortuna y la buena suerte en algunos países de Asia. Prueba de ello es que la capital del país, Asjabad, es famosa por sus edificios de mármol, que según el Libro Guiness de los Récord superan los 540.

Según testimonios recopilados por la estación privada «Radio Libertad», la Policía del país se está incautando de los vehículos que incumplen la nueva normativa, y solo se los devuelven a sus compradores con la condición de que accedan a repintarlos. Un precio que, según dichos testimonios, resulta excesivo para la mayoría de los cinco millones de habitantes del país, ya que oscila entre los 7.000 manats, unos 1.677 euros, y los 11.000 manats, equivalentes al salario anual de un turkmeno.