Un trabajador en la planta valenciana de Almussafes
Un trabajador en la planta valenciana de Almussafes - EFE

Ford anuncia «decisiones duras» en sus fábricas europeas para buscar rentabilidad

Las futuras medidas, que podrían afectar a la planta valenciana de Almussafes, persiguen «reducir costes en todos los ámbitos» y, previsiblemente, impliquen «menos gente», según los sindicatos

Valencia Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La dirección de Ford ha mantenido este martes en Colonia (Alemania) una reunión con representantes de los comités de empresa de sus plantas de fabricación en Europa a los que ha avanzado que en los próximos meses habrá «decisiones duras» para buscar rentabilidad, según ha aseverado el delegado de UGT en la factoría de Almussafes, Carlos Faubel.

Según ha asegurado a Europa Press este portavoz, las futuras medidas persiguen «reducir costes en todos los ámbitos» y, previsiblemente, impliquen «menos gente».

Durante la reunión, que se ha celebrado a lo largo de una «jornada maratoniana» -desde la ocho y hasta las seis media de la tarde- la dirección de Ford, según Faubel, ha venido a «cuestionar el negocio en su conjunto en el Viejo Continente».

El próximo 15 de noviembre está previsto que tenga lugar un nuevo encuentro en el que se ofrecerán los detalles. Así, estudiarán la situación planta por planta pero se auguran «decisiones duras», ha insistido Faubel, quien ha apostillado que en el caso de la planta valenciana «la producción es estable a día de hoy, pero la presión se intuye».

Ha agregado que la dirección de la compañía pretende "buscar la rentabilidad pura y dura" porque, según les han trasladado, pierden dinero y no van a invertir más donde no es rentable.

En los próximos días, los comités de empresa de las plantas de Ford en Europa elaborarán un comunicado conjunto para explicar el contenido del encuentro a los trabajadores, ha adelantado.

Ajustes desde 2015

En el caso valenciano, la factoría lleva desde 2015 sufriendo una serie de ajustes, debidos a previsiones demasiado optimistas que han terminado laminando la plantilla, según adelantó A. Mohorte en Las Provincias. Primero fueron los eventuales los que salieron de la empresa, mientras que sucesivamente se ha ido aplicando prejubilaciones y extinción de contratos temporales, sacrificando con ello compromisos de incorporación firmados entre dirección y sindicatos. Así, los fijos son hoy ya el 99%.

El pasado mes de enero, salió refrendado el Plan de Competitividad de la planta, pero fue por mucho menos margen de lo que se esperaba,. Aunque dirección y UGT habían pactado los contenidos y los afiliados a la sección sindical de CC OO también lo habían bendecido en votación, la plantilla en general no reprodujo ese respaldo mayoritario. Y es que un 51,23% de los trabajadores votó a favor y un 41,07% lo hizo en contra.

Este acuerdo, contempló el mantenimiento de las jubilaciones con contrato de relevo y aumentos salariales del 2,5% en 2019; del 1,5% en 2020 y del IPC real más medio punto para 2021, con la cláusula de revisión salarial con carácter retroactivo. A cambio, la empresa mantenía su compromiso de convertir en fijos 304 contratos los siguientes dos años y medio.

En vísperas de la reunión de hoy, el presidente y consejero delegado de Ford España, Jesús Alonso, intentó rebajar la tensión reuniéndose con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, Mónica Oltra y la plana mayor económica del Consell. El ejecutivo trasladó que la fábrica está «en muy buena posición» para afrontar los cambios, en lo que se refiere a producto, gracias a ser la única de Europa con un modelo híbrido. «Para Valencia ya hemos anunciado el nuevo Kuga a finales de 2019 y ahora estamos anunciando también cambios en toda la gama de Mondeo, S-Max y Galaxy. Es señal de que tenemos un gran futuro en la planta. Se está haciendo un trabajo excepcional», recordó Alonso, pese a no estar todavía garantizado el relevo del Mondeo, que afronta la recta final de su vida en el catálogo de modelos de la empresa, que abandonará en 2022.

Dificultades con el diésel

«Hemos tenido dificultades, sobre todo por el diésel, y hay que ir compensando los problemas», reconoció; al tiempo que apuntó al desarrollo de alianzas con otras marcas como alternativa a algunas de esas dificultades a las que se enfrenta, «como se ha hecho en el pasado con Volkswagen». Y es que, como se anunció en junio, ambas compañías realizarán modelos comerciales de forma conjunta, aunque están por definir los detalles.

En todo caso, las medidas de adecuación de la producción a la demanda dejando de trabajar ya están siendo aplicadas este mismo mes. De hecho, toda esta semana la factoría está cerrada, ya que hoy y el viernes son festivos, el lunes se declaró de puente y los días 10 y 11 del mes fueron elegidos por la dirección como jornadas industriales, que se podrían recuperar en el futuro en el caso de ser necesario.

Además, la semana pasada se anunció que el 31 de octubre se añade a este calendario de cadenas de montaje paradas. De este modo, esa última semana del mes viene también marcada por la escasa producción, ya que el día 1 es la festividad de Todos los Santos. Esa jornada se justificó por ciertos problemas en el lanzamiento del modelo Edge, que se fabrica en Canadá, y ajustes de la demanda.