AFP

La británica que se unió a Daesh y quiere volver desata la polémica

El ministro de Interior advierte de que, si regresa, «habrá consecuencias»

Corresponsal en Londres Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La historia de Shamima Begum sigue dividiendo a Reino Unido. Esta joven de 19 años, que acaba de dar a luz a su tercer hijo en un campamento de Siria, pidió volver a Gran Bretaña la semana pasada tras haber huido en 2015 al país asiático para casarse con un terrorista de Daesh. Su caso causó conmoción en el país cuando escapó, junto con otras dos adolescentes, de su hogar situado en el barrio londinense de Bethnal Green. Aprovechando las vacaciones en el instituto, cogieron un vuelo que salía del aeropuerto de Gatwick en dirección a Turquíadesde donde viajaron a Siria.

Ahora, tras pasar cuatro años viviendo entre terroristas y habiendo perdido a sus dos primeros hijos por inanición, Begum quiere regresar para cuidar del tercero, que acaba de nacer. Sin embargo, se ha encontrado con una oposición frontal del Gobierno británico a hacerlo o, al menos, a que vuelva sin atenerse a las «consecuencias» que eso acarrearía.

Mientras una parte de la sociedad aboga por que sea perdonada por haberse enrolado en las filas de Daesh, otra considera que no se puede dejar volver impunemente a alguien que ha «pertenecido a un grupo terrorista los últimos años».

Así se expresaba el ministro del Interior ayer en el Parlamento al ser preguntado por este caso. Sajid Javid ha sido el miembro más firme del Ejecutivo en este sentido y ha advertido de que «habrá consecuencias» para Begum si decide volver. Javid asegura que Reino Unido no puede impedir el regreso de los ciudadanos británicos, ya que el Derecho internacional no permite que los gobiernos conviertan a las personas en apátridas, pero que el Gobierno «no puede ignorar la amenaza» de los que abandonaron Gran Bretaña para viajar a Siria o Irak.

Begum tampoco ha ayudado a su propia causa al asegurar que «no se arrepiente de haberse marchado» y que «no le importaba» vivir bajo el dominio de Daesh. De hecho, cuando se le preguntó si alguna vez vio alguna de las masacres de los terroristas, la joven contestó que en una ocasión reparó en que había una «cabeza decapitada en un contenedor». Algo que, según ella, «no le incomodó».

Su familia la espera

Uno de los que se ha posicionado a favor de la vuelta de Begum es el exministro de Economía y actual editor del diario «Evening Standard», George Osborne. En las últimas horas la familia de la joven ha pedido en diversas entrevistas que el Ejecutivo permita la vuelta de su hija a casa y que reconozca la nacionalidad británica de su bebé.

El titular de Interior reveló ayer en la Cámara de los Comunes que unas 900 personas abandonaron Reino Unido para unirse a grupos terroristas en Siria e Irak, de las cuales el 20% murieron en batalla, el 40% regresaron y el 40% aún se encuentran en algún lugar de esa región. De lo que no hay cifras oficiales es de cuántos de esos británicos que volvieron tuvieron que someterse al proceso de desradicalización o fueron investigados por las autoridades policiales.