Boris Johnson, en un acto en Aberdeen el pasado sábado
Boris Johnson, en un acto en Aberdeen el pasado sábado - EP

Boris Johnson anuncia que intentará suceder a Theresa May como primer ministro

El exministro de Exteriores británico, muy crítico con la gestión de la «premier», lo ha confirmado hoy durante un acto Manchester

LondresActualizado:

El exministro de Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, ha confirmado hoy que, «por supuesto», intentará suceder a Theresa May una vez que se abra la carrera por la sucesión, a la que varios diputados euroescépticos intentan poner una fecha clara en pleno caos político por el proceso de salida de la UE.

Durante un acto en Mánchester, Johnson ha respondido de forma contundente a una pregunta sobre su hipotética candidatura, según la cadena BBC. «Por supuesto que voy a ir a por ello, no creo que sea ningún secreto», ha declarado el antiguo alcalde de Londres, que dimitió del Gobierno en julio de 2018 por la supuesta tibieza de May en las negociaciones del Brexit.

La «premier» ha anunciado que dimitirá una vez que la Cámara de los Comunes ratifique el acuerdo de divorcio con la UE, algo que no está claro que vaya a ocurrir. El Gobierno prevé hacer su cuarto intento –y supuestamente el último– en la semana del 3 de junio y aún aspira a que los eurodiputados británicos que salgan elegidos la próxima semana no tomen posesión del escaño a principios de julio.

«A la primera ministra se le ha acabado el tiempo para aceptar que se ha terminado el juego. Su liderazgo ha fracasado y su autoridad ya está dañada», ha escrito por su parte Nick Timothy, antiguo jefe de gabinete de May, en el «Daily Telegraph». «Cada día que pasa le complica la vida a quien lidere Reino Unido en el futuro», ha advertido.

No es la primera vez que el nombre de Johnson suena para ocupar el cargo de primer ministro. Tras los resultados del referéndum de 2016, todas las miradas apuntaron a él como uno de los posibles candidatos a suceder a David Cameron al frente del Ejecutivo y del Partido Conservador. Sin embargo, en un giro de los acontecimientos tan sorprendente como inesperado, el político anunció apenas pasada una semana de la votación que no se presentaría a la carrera presidencial. Esto permitió a la entonces ministra del Interior, Theresa May, abrirse paso hasta conseguir hacerse con las riendas del Gobierno británico.