Roman Polanski en el Festival de Cannes
Roman Polanski en el Festival de Cannes - EFE

Roman Polanski se enfrenta a una nueva acusación de abusos sexuales

La Policía le investiga por acosar a una niña de 10 años en 1975, durante una sesión de fotos en las playas de Malibú

MARÍA ESTÉVEZ
LOS ÁNGELESActualizado:

El director Roman Polanski, de 84 años, vuelve a estar en el punto de mira de la Policía de Los Ángeles. Los detectives de la ciudad californiana investigan las acusaciones vertidas por Marianne Barnard, que asegura haber sido sexualmente asaltada por Polanski durante una sesión de fotos realizada en 1975, cuando ella tenía 10 años. La presunta víctima posaba con su cuerpo desnudo envuelto en un abrigo de piel en una playa en Malibú, en California, y «todo avanzó a partir de ahí», relató. Barnard afirma que sufre estrés postraumático y claustrofobia a consecuencia de la dura experiencia vivida.

Aunque las acusaciones contra el cineasta son demasiado antiguas como para que se presenten cargos, las autoridades consideran que la investigación puede ayudar a esclarecer otros casos que tienen abiertos contra Polanski. Y son varios.

Su abogado, Harland Braun, ha negado rotundamente los hechos relatados por Barnard. «Entregaremos toda la información que tenemos y los urgimos a realizar una investigación completa y exhaustiva. Demostraremos que toda la historia no posee fundamento alguno».

Este nuevo caso se suma a un amplio historial de denuncias por abusos sexuales. La policía de Los Ángeles cuenta con la acusación de otra joven, conocida como Robin M, que en agosto de este año aseguró haber sido «víctima sexual» del cineasta cuando tenía 16 años. Ella ha asegurado que testificaría en los juzgados si fuera necesario. Se trataba de la tercera mujer en denunciar por abusos al director después de que lo hicieran Charlotte Lewis en 2010 y Samantha Geimer en 1977, caso del que Polanski se declaró culpable aunque se fugó a Europa antes de recibir su condena. El cineasta presentó en febrero una serie de documentos para regresar a Estados Unidos y cerrar el caso sin tener que pasar por prisión, pero un juez de Los Ángeles rechazó su propuesta en abril.

Fuera de EE.UU, también tiene cuentas pendientes. Desde el pasado octubre, está siendo investigado por la Policía suiza después de que la exactriz alemana Renata Langer dijera que la violó en Gstaad hace 45 años cuando ella tenía 15.

La nueva acusación contra Polanski llega en un momento especialmente convulso en el que la industria de Hollywood se ha tambaleado tras la caída de grandes como Harvey Weinstein y Kevin Spacey.