Embotellamiento en el tramo de entrada a la A-6
Embotellamiento en el tramo de entrada a la A-6 - EFE
Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica

Fracasan los incentivos fiscales: sólo 4 madrileños piden la rebaja por cambiarse a un coche «verde»

El Gobierno de Ahora Madrid quiere que la medida, en vigor desde enero, sirva de impulso para «reducir las emisiones»

MADRIDActualizado:

La política de incentivos fiscales planteada por el Gobierno de Ahora Madrid para impulsar a los ciudadanos a sustituir su vehículo contaminante por otro más moderno y ecológico tan sólo ha convencido a cuatro conductores en lo que va de año, según cifras del propio Ayuntamiento. El área de Economía y Hacienda, entonces encabezada por Carlos Sánchez Mato (IU), promovió a finales de 2017 una bonificación del 75 por ciento en el impuesto de circulación durante dos ejercicios a quien desguazase su coche sin distintivo ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT) y lo cambiase por uno con, al menos, etiqueta «C».

Desde que entró en vigor la medida el pasado enero, el Consistorio sólo ha recibido cuatro solicitudes, mientras que todavía existen 1.792.208 total de coches matriculados en la capital que son de gasolina y anteriores al año 2000 o diésel de antes de 2006. Fuentes del área de Economía y Hacienda explicaron a ABC que la baja demanda se debe a que «era necesario achatarrar el vehículo y no bastaba con venderlo». También reconocieron que «la población no conoce» la bonificación fiscal y, por ello, el Consistorio pretende emprender «una campaña específica de información». «Hay mucha gente que no ha achatarrado su vehículo antiguo al comprarse uno eléctrico, y lo ha vendido o cedido», subrayaron.

La bonificación ha tenido un impacto minúsculo si se tiene en cuenta que hay 1.792.208 coches sin etiqueta

Pese a sólo tener contabilizadas cuatro peticiones, los beneficiarios de la exención tributaria podría aumentar, ya que la Agencia Tributaria de Madrid «está pendiente de actuar de oficio con los datos proporcionados por el Registro de Vehículos de la DGT, que se utiliza para la gestión del impuesto de vehículos de tracción mecánica». «La Agencia Tributaria se encuentra trabajando para que la DGT proporcione los datos necesarios y en próximas fechas tendremos novedades al respecto», añadieron.

Sin tener en cuenta el irrisorio alcance obtenido con esta medida hasta el momento, el actual delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, presentó el pasado miércoles las nuevas ordenanzas fiscales para 2019, que han sido pactadas con el PSOE. Entre ellas, anunciaron como una de las tres principales novedades la extensión de las bonificaciones del 75 por ciento para dos periodos impositivos también a las motocicletas y ciclomotores.

Los requisitos que los conductores madrileños deben cumplir para beneficiarse de la rebaja son similares a los que se exigen a los coches: el titular de la moto debe haber dado de baja su vehículo sin distintivo ambiental dentro de los seis meses anteriores a la fecha de la nueva matriculación (que tiene que producirse entre 2019 y 2020) y estar domiciliado en el término municipal de Madrid.

Impulso con Madrid Central

«Queremos coches menos contaminantes y empresas más sostenibles ( en referencia a la rebaja del 10 por ciento del Impuesto de Actividades Económicas a las compañías que paguen íntegramente el abono transporte a sus empleados)», indicó el delegado, que subrayó que son medidas que tendrán un efecto progresivo en los presupuestos de la ciudad y que son perfectamente «asumibles para la estabilidad presupuestaria».

Desde el Ayuntamiento consideran que tras la aprobación de la nueva ordenanza de Movilidad (en vigor desde el pasado miércoles) y la próxima puesta en marcha de Madrid Central, esta bonificación será más solicitada por las limitaciones al tráfico privado que se introducirán, especialmente para los usuarios de los vehículos que carezcan de etiqueta ambiental, que no podrán acceder al distrito de Centro salvo que sean residentes a partir del próximo 30 de noviembre.