La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un momento del Pleno de Cibeles
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un momento del Pleno de Cibeles - MAYA BALANYÁ

Carmena abronca al PSOE: «No encuentro un adjetivo para calificar su conducta»

Los socialistas advierten a Ahora Madrid que «la cuerda se ha roto» y «en sus manos está hacer un nudo» para recomponer las relaciones entre ambas formaciones

MADRIDActualizado:

Cultura es uno de los ejes que más han tensado la cuerda que unía Ahora Madrid y al PSOE, tanto se ha estirado en este año y medio que «se ha roto» y, según los socialistas, está en manos de la alcaldesa Manuela Carmena «hacer un nudo» para recomponer las relaciones entre ambas formaciones. La regidora, lejos de tratar de calmar el áspero clima que han generado los reproches de la portavoz socialista en la comisión del ramo, Mar Espinar, ha abroncado a la edil: «Siento haber dicho que su actitud es miserable, pero es que no encuentro un adjetivo adecuado para calificar su conducta», ha arremetido.

Espinar centró sus críticas en la escaso seguimiento que el Bono Joven Cultural está teniendo entre la población madrileña y el anunciado de Carmena de la creación de un consejo de Cultura que, pese a que ambas eran propuestas del PSOE, Ahora Madrid no ha contado con su opinión. «Quiero expresarle mi más profunda desilusión con su actitud. En el PSOE les dimos una partitura y han borrado nuestro nombre. La creación del consejo fue impulso del PSOE», ha incidido, al tiempo que ha subrayado que los socialistas no son «sus lacayos». «Ya basta de ningunearnos, usted no es mi jefa. Usted está donde está como mal menor, no como bien supremo», le ha espetado a Carmena la edil socialista.

Ante sus duras palabras, la regidora le recriminó a Espinar que sus desacreditaciones eran «pobres y «tan miserables» que no eran propias de alguien que como ella supuestamente tiene formación. En su respuesta, y sin citar a la edil socialista, la alcaldesa ha pedido a los concejales que no se enzarcen «en pequeñas cuestiones» y en «enfadillos» porque «no tienen suficiente protagonismo» y ha pedido centrar la atención en lo importante: que funcione el consejo de cultura.