Imagen del perro carbonizado hallado en un monte de Mos
Imagen del perro carbonizado hallado en un monte de Mos - LIBERA

Recompensa de 1.000 euros para quien delate a la persona que carbonizó a un perro en Mos

Libera! pide «datos fiables»que permitan dar con el autor o autores de ese «brutal acto de crueldad», que no se habría perpetrado en el lugar donde fue localizado muerto el perro

SantiagoActualizado:

La asociación animalista Libera! y la Fundación Franz Weber (FFW) han ofrecido una recompensa de mil euros, la tercera que han activado en las últimas semanas, para pedir información sobre otro caso de maltrato animal extremo, tras la aparición de un perro carbonizado en el parque forestal de As Pedriñas, en Mos (Pontevedra). Según han informado estas organizaciones a través de un comunicado, el pasado domingo un ciudadano se encontró un perro carbonizado en As Pedriñas y puso los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, cuyos agentes comprobaron que el animal carecía del preceptivo chip identificador. La persona que hizo el hallazgo lo difundió a través de redes sociales.

Ante estos hechos Libera! y Fundación Franz Weber han ofrecido una recompensa de mil euros para quien facilite «datos fiables» que permitan dar con el autor o autores de ese «brutal acto de crueldad», que no se habría perpetrado en el lugar donde fue localizado muerto el perro. Los animalistas han denunciado un incremento de la violencia hacia los animales desde comienzos de este año y, de hecho, ésta es la tercera recompensa que ofrecen para intentar identificar a los responsables de estos actos.

Dos casos en pocas semanas

Así, ofrecen también una compensación de mil euros a quienes den información sobre una perrita que fue tiroteada en Verín y que tuvo que ser sacrificada después debido a las graves heridas que padecía; la misma recompensa a quien aporte datos sobre un gato quemado vivo en Baiona y, ahora, sobre ese perro carbonizado en Mos.

FFW y Libera! han recordado que su autor podría enfrentarse a una vía administrativa, con sanciones de hasta 30.000 euros según la Ley de Bienestar Animal de Galicia, o a la vía penal, donde se contemplan penas de prisión de hasta un año e inhabilitaciones para oficios, comercio o tenencia de animales por un máximo de 36 meses.