Dos operarios retiran el busto del Rey Juan Carlos del Salón de Plenos del Ayuntamiento
Dos operarios retiran el busto del Rey Juan Carlos del Salón de Plenos del Ayuntamiento - EFE

Millo espera que Colau cumpla con la sentencia que le obliga a restituir la imagen del Rey

El delegado del Gobierno recuerda a la alcaldesa que la sentencia es «de obligado cumplimiento»

BARCELONAActualizado:

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha recordado hoy que es de «obligado cumplimiento» la sentencia que insta al Ayuntamiento de Barcelona a colocar el retrato del rey en un lugar preferente y de honor de su salón de plenos, por lo que «espera» que la alcaldesa Ada Colau la acate.

El edificio municipal albergaba anteriormente un busto del ahora monarca emérito, que fue quitado por decisión de Colau, y la Delegación del Gobierno en Cataluña presentó un recurso al respecto, del que han recibido notificación esta semana.

«Hemos escuchado algunas opiniones de los grupos municipales y creo que es importante dejar claro que no es un tema opinable», ha subrayado Millo en declaraciones a su llegada al Archivo de la Corona de Aragón de Barcelona.

El delegado del Gobierno ha añadido: «no es bueno que se hagan gestos intentando insinuar una falta de respeto», y ha recordado que la misma alcaldesa «ha reconocido que el papel del Rey es muy importante» para la ciudad de Barcelona.

Por otro lado, Millo se ha referido al fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TDEH) contra España al entender que quemar una foto de los reyes no vulnera la libertad de expresión y que la pena de cárcel impuesta a dos jóvenes que lo hicieron en 2007 supone «una injerencia» no proporcionada.

Los tribunales españoles impusieron a Enric Stern y a Jaume Roura una multa de 2.700 euros a cada uno para eludir la pena de prisión por un delito de injurias a la Corona, con la advertencia de que si no la abonaban se ejecutaría la condena a 15 meses de cárcel.

La sentencia del tribunal europeo impone a España el abono de una indemnización a los demandantes por la misma cantidad que pagaron de multa. Los dos demandantes deberán recibir también 9.000 euros en concepto de gastos y honorarios.

Millo ha recordado hoy que las «injurias el Rey existen» y éstas suponen «un delito», al tiempo que ha asegurado que «siempre respetamos las sentencias de los tribunales, sean los que sean», más allá de «si comparte más o menos» sus sentencias.

El delegado del Gobierno ha recordado que en el código penal español «efectivamente existen las injurias al Rey», que «son un delito», y ha remarcado su «defensa a la Corona y a todas las instituciones democráticas».

Millo ha efectuado estas declaraciones en el marco de la presentación del documental «Sands of Silence», de la directora Chelo Álvarez-Stehle, y el posterior debate organizado por la Unidad de Coordinación contra la Violencia sobre la Mujer de la Delegación del Gobierno en Cataluña