Narcís Serra y Adolf Todó, en una foto de archivo
Narcís Serra y Adolf Todó, en una foto de archivo - EFE

El juicio a Narcís Serra por los sueldos desorbitados de Caixa Catalunya ya tiene fecha: comenzará el 4 de octubre

La vista, con una cuarentena de encausados, se alargará durante los meses de octubre y noviembre

BARCELONAActualizado:

El juicio contra el exministro socialista y expresidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra, por los sueldos supuestamente desorbitados de la excúpula de la entidad ya tiene fecha: comenzará el jueves 4 de octubre.

Según han informado a ABC fuentes judiciales, en una reunión celebrada hoy de todas las partes personadas, -convocada para cuadrar las agendas de los abogados- por el tribunal de la Audiencia de Barcelona que lo juzgará, han decidido el calendario de la vista, que tiene previsto alargarse también durante todo el mes de noviembre.

Los días 4 y el 5 de octubre se usarán para resolver cuestiones previas. Los acusados empezarán a declarar el jueves día 11 y sus interrogatorios se alargarán durante unas ocho sesiones, ya que además de Serra y el que era director general de la entidad, Adolf Todó, se sentarán en el banquillo una cuarentena de exdirectivos.

La investigación de Caixa Catalunya partió de una denuncia de la Fiscalía contra Serra y Todó por aprobar, en octubre de 2010, resoluciones que aumentaron el salario de los directivos. Fue en plena crisis económica. En esos años Caixa Catalunya recibió millones de euros del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Narcís Serra se enfrenta a cuatro años de cárcel, igual que Todó. Ambos, por dos presuntos delitos de administración desleal. La tesis de la Fiscalía es que, pese a la difícil situación económica –del sistema financiero, y en especial de Caixa Catalunya–, los sueldos de los que eran consejeros «no dejaron de subir» en esos años.

Serra y Todó tienen otro frente judicial abierto relacionado con la gestión de Caixa Catalunya: deberán declarar como investigados el 20 de febrero en la Audiencia Nacional por el presunto agujero de más de 720 millones de euros causado a la entidad con operaciones inmobiliarias irregulares.