El equipo que trabaja en el yacimiento de Torrelara (Burgos)
El equipo que trabaja en el yacimiento de Torrelara (Burgos) - ABC

Estudian los restos de un dinosaurio que pueden ser de una nueva especie

La campaña de excavación en el yacimiento de Torrelara (Burgos) descubre fósiles, cuyas características no se corresponden, en principio, con ninguna de las especies conocidas hasta ahora

ABC
BurgosActualizado:

Los restos hallados en la campaña de excavaciones este verano del Yacimiento de Torrelara (Burgos) se estudiarán los próximos meses porque algunas características de un gran dinosaurio saurópodo que se han extraído apuntan a que pueda tratarse de una nueva especie.

Así lo ha manifestado a Efe uno de los codirectores del equipo, Fidel Torcida, quien ha precisado que, en todo caso, se trata del saurópodo más antiguo de la zona norte del Sistema Ibérico y uno de los ejemplares más completos de dinosaurios ibéricos de finales del Jurásico.

«Su estudio será clave para entender tanto el desarrollo de las faunas saurópodas ibéricas como las posibles semejanzas de las faunas europea, norteamericana y africana», ha explicado Torcida.

El colectivo arqueológico y paleontológico de Salas de los Infantes, que coordina los trabajos, ha emitido una nota de prensa en la que se afirma que en esta campaña, finalizada hace unos días, han recuperado cientos de elementos fósiles, que han quedado documentados en 115 registros, sumados a los 145 de la campaña de 2017.

Además, a diferencia del año pasado, en esta campaña el panorama del yacimiento ha cambiado y han aparecido restos esqueléticos en conexión anatómica, articulados tal como los tenía el animal en vida y no dispersos como ocurrió en 2017.

En especial destaca una parte importante de la columna vertebral: toda la zona correspondiente a la «espalda» del animal, con unas 12 vértebras, a las que se unen también varias costillas que pueden llegar a medir más de 1.5 metros de longitud.

Otros elementos recuperados son un sacro de gran tamaño, casi completo y también articulado; elementos de la extremidad anterior, como un húmero derecho de 140 centímetros de longitud, un cúbito y un metacarpal; una escápula; un metatarsal; y un hueso craneal.

En conjunto, se dispone de huesos de casi todo el cuerpo del animal, lo que supone un esqueleto semicompleto que va a facilitar un estudio detallado, a diferencia de otros yacimientos que aportan material mucho más fragmentario.

Características diferentes

Esta situación permitirá a los investigadores caracterizar la identidad del dinosaurio de Torrelara, así como determinar si puede ser una especie nueva, pues algunas características anatómicas observadas en húmero o cadera parecen ser diferentes a las de otras especies ya conocidas.

Los restos hallados en el yacimiento son de hace unos 145 millones de años, en el tránsito del Jurásico al Cretácico, que es la época de importantes cambios en las faunas de dinosaurios, asociados a la disposición de los continentes en aquellos tiempos.

Además, junto a los restos del dinosaurio, se han localizado varios microfósiles como polen, ostrácodos (crustáceos acuáticos de pequeño tamaño) y fragmentos de plantas carofitas, han detallado dichas fuentes en nota de prensa.

Otra sorpresa para los investigadores ha sido la aparición de pequeñas cáscaras de huevos fosilizadas, algunas de ellas atribuidas a dinosaurios, que serían de las más antiguas encontradas en la península ibérica y que, al aparecer junto a huesos fosilizados aumentan notablemente el interés científico del yacimiento.