Representantes de la Asociación de Afectados por las Riadas del Ebro (Asafre) se concentrron ante la sede del Gobierno aragonés para denunciar su situación
Representantes de la Asociación de Afectados por las Riadas del Ebro (Asafre) se concentrron ante la sede del Gobierno aragonés para denunciar su situación - Fabián Simón
Sociedad

Los afectados por las riadas del Ebro denuncian represalias por criticar al Gobierno aragonés

Un año después de las últimas inundaciones siguen esperando unos tres millones de euros de indemnizaciones

ZaragozaActualizado:

Los afectados por las riadas del Ebro han denunciado ser víctimas de represalias administrativas por haber criticado públicamente que el Gobierno aragonés no les paga las indemnizaciones que les prometió tras las graves inundaciones de hace un año. El presidente de la Asociación de Afectados por las Riadas del Ebro (Asafre), Alfonso Barreras, ha afirmado que esta situación la están sufriendo los dirigentes de esta plataforma. Ha indicado que él mismo está siendo víctima de esas represalias, en forma de inspecciones administrativas y de resoluciones denegatorias de otro tipo de expedientes.

«La situación me ha conducido a tener en marcha un contencioso judicial y tengo pendientes otros dos recursos de alzada ante la Administración autonómica que, seguramente, acabarán también en contenciosos judiciales», ha afirmado Barreras. Afirma que han observado una actitud beligerante de la Administración hacia ellos desde que empezaron a denunciar los impagos del Gobierno aragonés de las indemnizaciones prometidas por las riadas, y desde que reforzaron sus campañas para exigir medidas reales y efectivas de limpieza del río que prevenga las inundaciones que sufren de forma cada vez más frecuente.

Según Alfonso Barreras, un año después de las dañinas inundaciones de abril de 2018, el Gobierno aragonés todavía adeuda a «unos tres millones de euros» en concepto de indemnizaciones «a medio millar de explotaciones que resultaron directamente afectadas por la destrucción de infraestructuras agropecuarias».

El presidente de Asafre ha denunciado que, a estas alturas, no solo no han cobrado las ayudas sino que en muchos casos ni siquiera han recibido las resoluciones correspondientes. Hay que tener en cuenta que, según ha explicado Alfonso Barreras, «una vez que recibe la resolución, el afectado tiene que decir si está conforme con la cantidad que la Administración le indica que le va a abonar y, después, esperar a que realmente se produzca el pago».

Este jueves, representantes de Asafre se concentraron ante la sede del Gobierno aragonés en Zaragoza para protestar por la situación y exigir soluciones. Además de reclamar el pago de las indemnizaciones que les adeuda la Administración autonómica, han vuelto a exigir que se acometa una limpieza en profundidad del río Ebro para devolverle la capacidad de desagüe que ha perdido con el paso de los años y que provoca que cada vez necesite menos agua para desbordarse. En este sentido, han denunciado que han tenido conocimiento de que «el Gobierno aragonés cobra ayudas europeas por no limpiar el Ebro, y exigimos que esto se nos explique detalladamente, porque supone mercadear y hacer negocio con los desastres que sufren las 60.000 personas que viven en los municipios ribereños del Ebro a su paso por Aragón».