La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström
La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström

La UE no reaccionará a los aranceles de Trump hasta reunirse mañana con el Gobierno estadounidense

La comisaria europea de Comercio indicó hace unos días que respondería con aranceles al whisky de tipo «bourbon», la mantequilla de cacahuete, los arándanos y el zumo de naranja

BRUSELASActualizado:

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, que se reunirá este sábado con el representante de Comercio de Exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer, aseguró que la Unión Europea (UE) no tomará ninguna decisión hasta que EE.UU. confirme que la imposición de nuevos aranceles afecta a la UE. "La primera opción de la UE siempre es el diálogo pero, llegados a la situación, responderemos", señaló la comisaria durante su intervención en el Foro en Bruselas del German Marshall Fund, donde aseguró que la UE tardaría un máximo de 90 días en actuar tras la entrada en vigor de los aranceles estadounidenses.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este jueves la imposición de aranceles del 25% a las importaciones de acero y del 10% para las de aluminio, una medida de la que tan solo quedan exentos Canadá y México, y contra la que ya se han manifestado China y Corea del Sur.

Malmström también aseguró que tiene "total confianza" en que los Estados miembros, con los que tiene "contacto constante", apoyen las próximas contramedidas "de reequilibrio" de la UE "como han hecho hasta ahora".

Estas medidas pasarían, como anunció la propia Malmström el pasado miércoles, por imponer aranceles a diferentes productos americanos(el whisky de tipo "bourbon", la mantequilla de cacahuete, los arándanos y el zumo de naranja) y por recurrir al arbitraje de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El anuncio del presidente de los EE.UU. no fue "suficientemente claro", según Malmström, quien insistió en que la respuesta europea no llegará hasta que se clarifiquen las condiciones de los aranceles "y se haya acordado cómo reaccionar con los Estados miembros y la industria del acero".

"No buscamos una batalla, queremos paz, nosotros no pedimos esto", apuntó la comisaria, quien también expresó a los "amigos americanos" su deseo de que actúen "siguiendo las normas de la OMC".

Más allá de cómo evolucione la relación con EE.UU., Malmström aseguró que su voluntad "es seguir trabajando, ahora más que nunca, por cerrar los tratados bilaterales de comercio que estamos negociando".

China pide la retirada de las medidas

En la misma línea, China llamó a Washington a retirar "lo antes posible" unas medidas que, considera, tendrán un "grave impacto" sobre el comercio internacional e instó a Estados Unidos a atenerse a las normas de la OMC. En un comunicado, el Ministerio de Comercio consideró además que el argumento de la seguridad nacional es "injustificado", mientras que la Asociación China del Hierro y el Acero (CISA) criticó el "proteccionismo" de la medida y advirtió que perjudicará también a empresas y consumidores estadounidenses.

Por su parte, Japón tachó de "lamentables" las medidas y advirtió de que su país estudiará una posible respuesta en el marco de la Organización Mundial del Comercio. "Esta medida puede afectar mucho la cooperación económica entre Japón y EEUU y al comercio internacional", dijo el ministro de Exteriores nipón, Taro Kono, cuyo país exportó en 2017 aproximadamente 1,78 millones de toneladas de productos de acero a Estados Unidos. El Ministro de Economía, Industria y Comercio nipón, Hiroshige Seiko, afirmó que se trata de "una medida unilateral de represalias que no favorece a ningún país".

El Gobierno brasileño también expresó su "gran preocupación" por la medida y anunció que "recurrirá todas las acciones en el ámbito bilateral y multilateral" para preservar sus interesas, según un comunicado conjunto de la cancillería brasileña y del ministerio de Industria y Comercio. Las autoridades de Brasil, segundo mayor exportador mundial de acero a EE.UU., advirtieron de que esto creará "graves perjuicios" a sus exportaciones y también tendrá un "impacto negativo" en la relación bilateral entre ambos países.

Corea del Sur anunció asimismo que estudia recurrir ante la Organización Mundial del Comercio y consideró que las medidas supondrán "un golpe importante para las exportaciones surcoreanas de acero a Estados Unidos", que en 2017 ascendieron a 3,6 millones de toneladas.

Entre los países exentos de aranceles, México reiteró que la negociación para la modernización del Tratado de Libre Comercio para América Norte (TLCAN) "sigue su curso de manera independiente a ésta o cualquier medida de política interna que tome el Gobierno de Estados Unidos", según la secretaria de Economía del país.

Mientras, Canadá aplaudió la exención y dijo que continuará trabajando para evitar cualquier medida que pueda perjudicar a su economía. Este país es el mayor importador de acero a Estados Unidos con 4,3 millones de toneladas (16%), seguido de Brasil, con 3,6 millones (13%), Corea del Sur, con 2,7 millones (10%), México y Rusia, ambos con 2,4 millones (9%), según datos de 2017 de EEUU.