Javier Zarzalejos, José María Aznar, Pedro Mielgo y Miguel Marín, esta mañana
Javier Zarzalejos, José María Aznar, Pedro Mielgo y Miguel Marín, esta mañana - DAVID MUDARRA

Aznar pide una vicepresidencia del Gobierno para coordinar la transición energética

FAES propone un gran pacto político y considera imprescindible la estabilidad regulatoria y la seguridad jurídica

MadridActualizado:

El presidente de la fundación FAES y expresidente del Gobierno, José María Aznar, ha pedido esta mañana que se cree una vicepresencia en el Ejecutivo que coordine y asuma las competencias de la transición energética en nuestro país. Esa vicepresidencia o comisión delegada de alto nivel debería incluir Medio Ambiente. Además, para la gobernanza de dicho proceso, propone un acuerdo político que cuente con el sector privado y se apoye en la eficiencia económica y en la competitividad.

FAES ha publicado hoy su docomento «Claves de éxito para la transición energética», texto coordinado por Pedro Mielgo, presidente de Madrileña Red de Gas y ex presidente de Red Eléctrica, y por Miguel Marín, director de Economía y Políticas Públicas de esta fundación.

Aznar ha subrayado que este documento «no tiene ideologías» y se basa en la estabilidad regulatoria y seguridad jurídica. «Si soy un firma partidario de la estabilidad presupuestaria, cómo no lo voy a ser de la estabilidad jurídica», apuntó.

El expresidente del Gobierno del PP explicó que precisamente la fragmentación política actual de nuestro país, «que continuará a medio plazo», hace aún más necesario un gran pacto político que «garantice esa estabilidad regulatoria y las elevadas inversiones necesarias en esta transición energética».

Mielgo afirmó que los objetivos de la UE para 2020 y 2030 son «muy exigentes» y que la mejor eficiencia energética es «la energía que no se consume» Dijo que hay que «rediseñar las redes», pues la gestión de la demanda va a ser cada vez más activa. Añadió que Europa tendrá que invertir unos 5 billones de euros hasta 2020 para llevar a cabo la transición energética, cantidad de la que a España la corresponderían unos 400.000 millones de euros.

Criticó que la factura de la luz de nuestro país es una de las más caras de Europa por la fuerte presión fiscal que soporta y los costes ajenos que incluye. «Un kilovatio puede tener hasta seis impuestos y tasas», subrayó. También se mostró a favor del autoconsumo y de su actual regulación.

Por último, consideró «poco sensato» cerrar las centrales nucleares antes de tiempo cuando funcionan con seguridad y correctamente. «Además, no hay que cargarlas con impuestos que las hagan económicamente inviables, añadió.

La anécdota del acto la protagonizó Aznar, cuando al final del mismo dijo que «hoy tengo tres reflexiones: la presentación de este informe, la victoria del Real Madrid anoche en París y comprobar que ninguno de los hombres más ricos -según la lista que publicó ayer Forbes- está sentado en esta sala».